Salivado excesivo en el bebé, causas frecuentes.

En los casi diecisiete meses de nuestro hijo no recordamos otro momento en que haya salivado tanto como lo está haciendo ahora.

Incluso nos han advertido en la guardería que está empapando bodies, camisetas y lo que caiga en su “zona de influencia”.

salivado excesivo

El hecho de que empape todo lo que le pilla cerca es normal. Un bebé, igual que no controla los esfínteres hasta que es significativamente mayor, tampoco controla a voluntad la eliminación de la saliva. Es decir, no es capaz de tragar la saliva producida en exceso de manera voluntaria, ya que no tienen control sobre la musculatura de su boca que tendría que dirigir dicha eliminación.

el salivado en bebés

Lo malo de que segregue tanta saliva es que, por las partes por donde “sigue su curso”, es decir, alrededor de la boca, principalmente, pero también, si empapa la ropa, en la piel en contacto con la misma, se pueden (se suelen) producir irritaciones que habrá que tratar como efecto directo de la salivación excesiva.

Las razones por la que un bebé (o un niño algo mayor) puede tener mas salivado de lo normal son muy diversas.

En el caso de mi hijo, por lo que me ha parecido ver, la causa parece clara: creo que le está saliendo otro diente (o muela, no logro distinguir lo que es/será) e igual está rompiendo de un modo más doloroso para él que en otras ocasiones.

De hecho, hay momentos en los que él mismo se golpea la boca, desesperado, como si así evitase el dolor que seguro que está sufriendo.

salivado excesivo en bebés

También se suele decir que cuando hay exceso de saliva, al menos en los casos en que hay dentición nueva que aflora, se le irrita bastante el culete también. Y también es el caso nuestro.

Sin embargo, otro tipo de enfermedades o trastornos digestivos, del aparato respiratorio o de las propias glándulas de la boca pueden ser los causantes de este exceso de salivación y, en todo caso, si persiste y se convierte en un verdadero problema, siempre hay que consultar con el pediatra para que certifique la causa real del problema.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.