Mi bebé se ha puesto de pie por primera vez a los 9 meses

¡¡¡Se ha puesto de pie por primera vez!!!

de-pie-bebé

Lleva ya algún tiempo nuestro hijo mostrándonos su capacidad de sentarse a voluntad. Ya sea después de gatear o cuando está tumbado boca abajo o boca arriba, se coloca, dobla una pierna, metiendo el pie hacia la ingle y ayudándose de las manos, se incorpora para quedar sentado y erguido.

Las últimas veces, echaba las piernas hacia atrás, estirándolas y se apoyaba delante en las manos, como si quisiera hacer algo más que sentarse.

La gran sorpresa nos la dio el sábado pasado, curiosamente el día que hacía nueve meses. Como para celebrar su “mesesario”, llevo a cabo su gran actuación: ponerse en pie.

Mi mujer me llamó a gritos porque estaba siendo testigo, junto a su cuna, de cómo el pequeño primero se sentaba para luego, agarrándose a los barrotes, subía hasta sobrepasar su cabeza la valla de la cuna.

Ni que decir tiene que la sorpresa que nos llevamos mi mujer y yo fue tremenda. ¡¡¡Pero es que hasta él se sorprendió de su hazaña!!! No paraba de reir.

primeros pasos para ponerse en pie

No es para menos, era la primera vez que se ponía de pie.

Lo que veníamos haciendo entre todos cuando le poníamos de pie sobre nuestros estómagos, bien agarrado, mientras jugábamos sentados en el sofá, como un mero entrenamiento para sus piernas, se ve que ha calado en su capacidad de aprendizaje.

Y es que, claro, estar de pie y ver el mundo desde esta perspectiva nueva ¡¡¡mola un montón!!!

Ahora intenta ponerse de pie cada dos por tres.

Afortunadamente, lo hace sin mucho éxito y no sabemos el tiempo con que contamos.

Digo esto porque a partir de ahora se abre todo un mundo de peligros que antes eran impensables y quedan en estas circunstancias al alcance de su mano.

Va a llegar a más sitios, va a tener que lidiar con el equilibrio que aún no tiene, soportar caídas desde más alto que antes, estar rondando más que nunca la línea que separa la seguridad y la experimentación.

Y, por supuesto, a nosotros nos va a requerir un mayor nivel de vigilancia y de control pero respetando, dentro de lo posible, su círculo propio, dándole la libertad necesaria para que aprenda sin descalabrarse.

Porque el aprendizaje, cuanto más en carne propia, mejor.

Para ello, dar espacio (vigilado, pero espacio), proporcionar ayuda (actuando como queramos que actúe ya que intentará imitar al máximo) y establecer criterios con los que premiar los hitos que vaya consiguiendo serán fundamentales para el niño.

Mientras, no pararemos de pensar lo rápido que crece…

ponerse en pie bebé

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.