Se Puede Dar De Mamar a un Bebé Adoptado

Mientras estudiaba la especialidad de matrona me comentaron tantas veces que con el tema de la lactancia querer es poder, que me llegaron a informar de casos en los que las madres adoptivas consiguen dar el pecho a sus bebés sin haber pasado por el embarazo y el parto. He tenido la suerte de toparme con una entrevista que le han hecho a una mamá que ha conseguido dar de mamar a su hijo adoptado. Os recomiendo que la leáis, he cortado algunas partes por no hacerlo muy largo. La entrevista está realizada y registrada en el blog por Pilar Martínez una mamá y actualmente asesora de lactancia. Ante todo, gracias por contar esta experiencia y dar ánimo a las mamis, recordad que ¡QUERER ES PODER!.

África, cuéntanos ¿siempre has querido dar el pecho o fue algo que surgió de repente?

La verdad es que siempre quise dar el pecho porque lo asociaba de forma natural, con el hecho de ser madre. Mi marido y yo nunca nos imaginamos que nuestra paternidad iba a venir en la forma de adopción. El proceso de duelo, para aceptar que no íbamos a poder tener más hijos biológicos, conllevaba despedirnos de la posibilidad de dar de mamar a nuestro futuro hijo adoptivo. Pero gracias a una pareja de amigos que también adoptaron y que se enteraron por internet que habían mamas adoptivas que habían podido lograr dar de mamar a sus hijos adoptivos, hizo que me picase la curiosidad de querer averiguar cuál había sido el proceso.

adopcion_internacional

Cuántos más artículos leía, más me animaba a querer intentarlo. Me maravilló que esto lo averiguaron en Occidente, gracias a observar que esto se daba mucho en África, donde abuelas o tías de niños cuyas madres habían fallecido en el parto, conseguían sacarles adelante dándoles de mamar ellas mismas.

Supuse también, que el hecho de haber logrado quedarme embarazada de forma natural una vez y perder a este primer hijo en la semana 22 de gestación, y que llegase a producir algo de calostro tras el alumbramiento, igual iba a ser una ventaja para lograr producir leche en el futuro. Ya que mis pechos ya tenían grabado en su memoria que una vez produjeron calostro.

Y lo que más me emocionaba era que sería maravilloso comprobar que mi cuerpo que ya no podía ser capaz de engendrar y albergar una nueva vida, sí iba a ser capaz de dársela a través de mi leche. Era como una reconciliación con mi propio cuerpo.

Y así comenzamos esta aventura. Esto fue año y medio antes de que nos asignaran a nuestro bebe.

Lactancia

avatar
Esta entrada fue publicada en Lactancia. Guarda el enlace permanente.