Síntomas de conjuntivitis en mi bebé, como estar seguros.

Con frecuencia los papás y mamás se habrán hecho esta pregunta de como detectar a tiempo los síntomas, ya que, lo cierto es que es habitual que los bebés sufran este tipo de infecciones, puesto que, cuando son más pequeñitos tienen el conducto lagrimal más angosto o estrecho de lo habitual o puede que ni siquiera esté abierto. De este modo, no es de extrañar que, a menudo se produzca este tipo de problema.

síntomas de la conjuntivitis

Cuando hablamos de conjuntivitis nos referimos a la inflamación de la zona llamada conjuntiva, es decir, toda la que rodea al ojo y que por ello tiene la función de protegerlo. Sin embargo, esta zona puede inflamarse o también irritarse, ya sea, porque se ha infectado por algún tipo de bacteria o virus o porque ha entrado en contacto con sustancias que también puede provocar la hinchazón de esta zona por ser especialmente irritantes, tales como polvo o humo, por ejemplo. También puede producirse como reacción a algún tipo de alergia.

Sin embargo, y a pesar de que es un tipo de infección común, a veces es importante conocer los síntomas y de este modo, actuar lo antes posible.

Aun así, en el caso de los bebés lo aconsejable es acudir al pediatra en cuanta veáis alguno de estos síntomas y que éste se cerciore de que se trata de una conjuntivitis antes de que empecéis a tratarla.

síntomas de la conjuntivitis en pequeños

De este modo, observaréis que, al inflamarse la zona, el ojo estará especialmente irritado y enrojecido. Además en cuanto el pequeño note molestias y sobre todo, picor comenzará a rozarse la zona para intentar calmarla, lo que no hará sino aumentar la irritación.

síntomas de la conjuntivitis

Por otro lado, también es muy común que le lloren los ojitos y sobre todo que tenga legañas o restos alrededor ellos, sobre todo y específicamente en el lagrimal. Normalmente, aunque los bebés pueden tener legañas sin que exista infección, cuando sí que hay son de un color diferente al habitual, suelen tener un tono verdoso o también muy amarillento. La aparición de estas secreciones se produce sobre todo en los casos en que la infección viene causada por alguna bacteria.

También podréis observar cuando abra el ojo, si tiene también irritada la esclerótida o lo que es la parte blanca. Además es común en estos casos que se le noten o vean venitas rojas, producto también de la irritación.

 

 Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés. Guarda el enlace permanente.