Síntomas en el embarazo: incontinencia urinaria

Los síntomas de el embarazo y las sensaciones nuevas que experimentarás durante el son muchos y variados. Hay mujeres que apenas sienten algunos de estos trastornos, pero en la mayoría de los casos, la revolución hormonal que sufrirás y el hecho de que tu cuerpo se prepare para albergar al pequeño, hará que experimentes algunos de ellos.

síntomas en el embarazo

Sin embargo, con frecuencia se habla de las náuseas, del estreñimiento, de cambios en el pelo y en la piel… pero y ¿qué podemos decir sobre la incontinencia urinaria? Sin duda, a menudo, la mujer sufre este trastorno. Los motivos de que esto ocurra son, por un lado, el hecho de que sentirás mucha presión sobre tu vejiga, ya que, conforme crezca el tamaño de tu barriguita empezarás a notar ese peso sobre dicha zona. De este modo, la vejiga será capaz de almacenar menos orina.

síntomas incontinencia urinaria

Asimismo, la alteración hormonal también provocará que el esfínter vea limitada su capacidad de contraer y por ello, esa relajación provocará que pierdas capacidad a la hora de retener. La musculatura de la zona perineal también se verá afectada, especialmente tras el parto, lo que también hará que se produzca este problema o se agrave.

síntomas incontinencia urinaria

De este modo, además de que sentirás ganas continuamente o con mayor frecuencia de ir al baño, puede que al realizar simples gestos como reír, toser, saltar, subir un escalón o bajarlo bruscamente… notes pérdidas de orina. Aun así, no te preocupes, es común que ocurra especialmente en la última fase del embarazo, cuando ha aumentado el tamaño del pequeño y aumenta considerablemente la presión. Además, también hay ciertos condicionantes o características que pueden influir en que este problema se dé. Por ejemplo el sobrepeso y la obesidad pueden favorecer esta incontinencia, así como que la mujer tenga más de 35 años, por el hecho de que su musculatura no tiene la misma fortaleza que en el caso de las más jóvenes. En el caso de las primerizas también hay mayor posibilidad de que suceda, ya que, el suelo pélvico se ve más afectado que en posteriores embarazos, así como si la mujer tiene antecedentes familiares que sufrieron este problema.

Sin embargo, pueden ayudarte a controlar estos síntomas, realizar los ejercicios de Kegel, para fortalecer todos los músculos del suelo pélvico.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.