¿Cómo sobrevivir al calor con niños y bebés?

Calor

Ya hemos pasado el 40 de mayo y nos hemos quitado el sayo, así que en unos días (quizá mañana), llegue él: ¡el calor! Se va a acabar llevar chaqueta por la calle y dormir arropado. Y menos mal que la meteorología nos ha dado una tregua estas semanas… ;)

El verano trae con él una serie de incomodidades para todos. Se nota que no me gusta, ¿verdad? Con bebés y niños en casa hay que tener especial cuidado y protegerles adecuadamente del sol y de las altas temperaturas. Así que hoy os doy…, ¡tachán!

Algunos consejos para sobrevivir al calor

  1. El mantra veraniego por excelencia: “Hidratación, hidratación, hidratación”. Agua, zumos (mejor naturales), frutas fresquitas (sandía y melón, las reinas del verano), gazpacho…, son los mejores aliados contra el calor. Si son muy pequeños, teta o biberón a discreción. ;)
  2. Protección solar: no salir de casa sin ella. Para niños pequeñitos usa un factor de protección alta, 50 o más.
  3. La calle, mejor no pisarla entre las 12 y las 18 horas, salvo en casos de fuerza mayor. Y si la situación lo requiere, evita el calor trazando un mapa de sombras para no transitar por las calles donde pegue el sol.
  4. Realiza entrenamientos diarios con la sombrilla del cochecito para convertirte en un as de la inclinación. ;)
  5. Hazte con una gorra o gorrito para los peques.
  6. Vísteles con ropa clara y fresquita. Mejor de algodón.
  7. El aire acondicionado, únicamente en situaciones límite. Cuando lo uses, evita los chorros directos.

¿Y por la noche? ¿Cómo sobrevivimos y dormimos con calor?

Asunto complicado. Pasar una noche con temperaturas superiores a los 20 grados se torna insoportable. Así que…

  1. ¡Que corra el aire! Abre las ventanas de par en par, las de toda la casa si llega el caso. Así se crearán pequeñas corrientes de aire que os harán cosquillitas en los pies. ¡Ah! Prepárate contra los mosquitos, como contaba en este post.
  2. Utiliza sábanas fresquitas, de algodón. Sudar vais a sudar, pero un poquito menos.
  3. Recurre al ventilador si la situación lo requiere.
  4. Y si el caso es extremo y tienes la suerte de tener aire acondicionado, ponlo a ratos, no de forma continuada toda la noche, a una temperatura no demasiado baja para no resfriaros ninguno.

Como no podemos irnos a vivir a Finlandia, donde seguro que no pasan penalidades en verano, solo nos queda disfrutar lo que podamos y aplicar el dicho: “Al mal tiempo, buena cara” ;)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.