Sólo tarareo las canciones infantiles de mi niño

El otro día, en la radio, sólo pusieron unos acordes de una canción de los célebres “Cantajuegos” y la inmensa mayoría de los locutores (era un programa con varios de ellos a la vez) empezaron a cantarla con total naturalidad.

Evidentemente, están o han estado en esa etapa de la vida en que sus hijos marcan absolutamente las líneas maestras en lo que a música se refiere.

sólo la música del niño

Un amigo mío, antes de que yo tuviera un hijo, me decía, bromeando, que su última película de “mayores” había sido Ben Hur porque desde que tuvo a su primer hijo, entre que te pasas unos meses (coincidiendo con aquellos en los que el niño no ve películas) que no puedes salir ni de casa por el trabajo que te dan y luego empalmas con la época en que sólo vas a ver películas de Disney (o de Pixar ahora, en su defecto), pues, eso, que su afición al cine comercial se limitaba a lo que podía ver por la tele.

Con la música pasa igual. Ayer me mujer iba a empezar una frase cualquiera de una conversación cualquiera entre nosotros con el comienzo “Yo tengo…” y yo, ¡¡¡lo primero que pensé fue en completar la frase y decir “Yo tengo un tallarín”!!!

¡¡¡Madre mía y así con todas las canciones!!!

Me despierto y me descubro a mí mismo repasando el repertorio del CD seis.

sólo las canciones del niño

Por supuesto, cuando estamos con nuestro hijo y queremos que se entretenga con la música (lo cierto es que es muy didáctico porque desde que se empapa de estas canciones señala, repite, da palmas y hace infinidad de cosas que ve en los videos), somos los primeros en cantar desde la primera a la última canción, de gesticular, de bailar, de hacer el tonto (en definitiva) con lo que conseguimos la entrega total de nuestro hijo y, de paso, que no dejemos de hacerlo nunca jamás.

Todo sea sólo por el entretenimiento del pequeño.

bailar produce beneficios en los niñosbailar produce beneficios en los niños

Pero el caso es que, igual que acaba siendo adictivo para el niño, que se alegra sobremanera cada vez que empezamos a ponerle los videos, nos damos cuenta que lo es también para nosotros y que sus melodías, sus letras y sus coreografías se nos han colado en el subconsciente como el que no quiere la cosa.

Si os pasa algo parecido, tranquilos, creo que se pasa algunos años más tarde…

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.