Tapón mucoso, perdida y expulsión: ¿comienza el parto?

El tapón mucoso, con este nombre tan peculiar se conoce la sustancia gelatinosa con más o menos sangre que expulsan las mujeres embarazadas cuando les falta poco para dar a luz.

La consistencia es parecida a un moco gelatinoso, de ahí su nombre, aunque estará manchado seguramente por sangre rosada o rojiza.

En realidad no deja de ser un flujo vaginal manchado pero específico del embarazo y con la función de proteger al bebé de agentes externos que puedan causar infección.

La mujer embarazada puede ir perdiendo el tapón mucoso de forma paulatina, de golpe o ni siquiera darse cuenta de que lo pierde.

Si la mujer embarazada rompe aguas, seguramente entre las aguas se encuentre el tapón mucoso disuelto.

Esta masa natural que fabrica el cuerpo de la mujer embarazada se encuentra en el canal endocervical y es la que protege al útero de microorganismos.

Cuando el cuello del útero se va dilatando y el feto va aumentando la presión con su cabeza, ésta masa o tapón mucoso que se forma de los vasos sanguíneos que rompen, cae.

De la misma forma que cada persona es distinta, cada mujer embarazada también lo es, así que una vez perdido el tapón mucoso, aunque se deduzca que la fecha de parto está próxima, no se puede saber a ciencia cierta, pudiendo pasar incluso una semana hasta que se inicie el trabajo de parto.

La pérdida del tapón mucoso indica que el trabajo de parto está al caer, aunque, las que determinan sí o sí que el bebé quiere salir, son las contracciones, que no debemos confundir con las contracciones de Braxton Hicks.

Como en todo, el mejor consejo es mantener la calma y, si quieres quedarte más tranquila, acudir a tu ginecólogo/a o matrona para comentarle que has perdido el tapón mucoso.

expulsion tapon mucoso

¿Y tú? ¿Te diste cuenta cuando perdiste el tapón mucoso?

 

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Parto y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.