Técnicas de reproducción asistida

Una vez que se diagnostica un problema relacionado con la fertilidad en la pareja, los profesionales hablarán con vosotros informándoos si podéis optar por una técnica de reproducción asistida. Son varias las técnicas disponibles actualmente, y el hecho de usar una u otra va a depender de la problemática que se haya encontrado en vuestra fertilidad principalmente. Aquí os resumo brevemente en qué consiste cada una de las técnicas más utilizadas hoy día. INSEMINACIÓN ARTIFICIAL CON SEMEN DE LA PAREJA Consiste en la introducción de los espermatozoides, previamente tratados en el laboratorio, en el cuello del útero, o dentro de la cavidad uterina de la mujer, en el periodo próximo a la ovulación. Esta técnica se indica: -          Cuando hay una disminución en el número o movilidad de los espermatozoides, o anomalías de los mismos. -          Cuando hay alguna dificultad para que los espermatozoides puedan entrar a la cavidad uterina. -          Cuando hay una causa desconocida de esterilidad. -          Algún trastorno de ovulación… Procedimiento: Se puede hacer la inseminación durante el ciclo natural, o después de estimular al ovario. Esta estimulación se realiza mediante el uso de fármacos cuya acción es similar a la de ciertas hormonas producidas por la mujer. Lo que se quiere conseguir con el tratamiento con estos fármacos es obtener el desarrollo de uno o varios folículos, en cuyo interior se encuentran los óvulos. Todo este proceso se controla por ecografías vaginales, que informan al médico del número y tamaño de los folículos en desarrollo. Una vez se ha conseguido el desarrollo adecuado, se administran otros medicamentos para lograr la maduración final de los óvulos y programar el mejor momento para realizar la inseminación. El día que se prevea la inseminación, el hombre deberá acudir a dejar la  muestra de semen, que se procesará para seleccionar a los espermatozoides de mejor calidad. Después se introducen estos espermatozoides en el interior del útero mediante un catéter fino y flexible, este procedimiento no duele, y no requiere anestesia ni ingreso en el hospital. Una vez terminada la inseminación, se podrá aconsejar algún tratamiento hormonal, con la finalidad de favorecer la posible gestación. El número total de inseminaciones artificiales con semen de la pareja  que se suelen hacer, es de 3 a 6.   INSEMINACIÓN ARTIFICIAL CON SEMEN DE DONANTE Consiste en la introducción del semen de donante, en vez de semen de la pareja. Este semen habrá sido facilitado por un banco legamente autorizado. Esta técnica está indicada: -          Cuando existe una ausencia completa de espermatozoides en el semen de la pareja o hay una disminución grave en su movilidad. -          No aceptación de la fecundación in Vitro. -          Alteraciones cromosómicas o genéticas en la pareja. -          Mujeres solas, etc. El procedimiento es similar al de la inseminación artificial con semen de pareja, lo único que cambia, es que el semen procede de banco. La elección de donante se realiza por el equipo médico, procurando la mayor similitud con el aspecto de la pareja.

avatar
Esta entrada fue publicada en Embarazo, Salud. Guarda el enlace permanente.