TIEMPO FUERA ¿En qué consiste?

                Seguramente en alguna ocasión os hayan dicho vuestros profes o vuestro padres lo típico de “al pasillo” o “a tu habitación”, esto no es más que ¡Tiempo fuera!, aunque claro, hay que llevarlo a cabo siguiendo ciertas indicaciones para su buen uso.

PENSAR RINCONEsta estrategia consiste en apartar al niño de las fuentes que le generan gratificación cuando realiza la conducta que nosotros queremos disminuir. Es decir, al niño se le retira durante unos minutos del lugar donde se está produciendo la conducta inadecuada. 

 

 

Por ejemplo: Imaginemos que Sandra está en clase hablando con su compañera. Si aún habiéndole avisado con antelación de lo que ocurriría si continuaba hablando, sigue hablando. Esta técnica consistiría en que la profesora le cogiera de la mano y le llevara a una esquina de clase o bien fuera”  

Indicaciones a seguir para el buen uso del Tiempo Fuera:

-      El lugar donde se va a llevar a cabo el “tiempo fuera” debe estar libre de cosas que puedan entretener al niño y debe ser cercano. El objetivo, no es que el niño lo pase mal, sino que se aburra y no reciba el refuerzo que estaba recibiendo por hacer la conducta inadecuada.

-      Esta técnica suele utilizarse con niños de preescolar y de primaria.

-      No podemos dejar niño todo el tiempo que queramos fuera, sino que el tiempo es limitado. Lo recomendable es un minuto por año de edad.

-      Cuando cogemos al niño, para sacarle fuera de la situación gratificante, no debemos reprocharle nada, sino que simplemente le cogeremos de la mano y le diremos “vamos fuera o vamos allí”. Pero no le decimos más. Se supone que antes de tomar esta decisión y poner en práctica esta técnica debemos haberle advertido de lo que ocurriría si llevaba a cabo la conducta inadecuada. Cuando se pase el tiempo podemos decirle “ya puedes salir” pero tampoco le alabamos ni le reprochamos nada.

Recordemos… 

-      Antes de administrar esta técnica o cualquiera de este estilo es fundamental explicarles a los niños por qué reciben lo que reciben, qué es lo que van a recibir y cuál es la conducta alternativa.

       Por ejemplo “Javier en clase hay que hablar de uno en uno y levantando la mano, si sigues gritando te irás 4 minutos a la esquina de pensar y te pondrás mirando a la pared sin poder hablar con nadie”. 

-      También deberemos pactar con el niño previamente el lugar, dónde y cómo se llevará a cabo.

-      Es fundamental siempre reforzar la conducta adecuada paralelamente. Es decir, igual que generalmente, no pasamos la conducta inadecuada, tampoco debería ocurrirnos eso con las buenas conductas de nuestros pequeños. Por ello, es muy importante prestar atención a esas conductas.

Por ejemplo: “imaginemos que el niño una vez que sale del tiempo fuera nos pide perdón, en ese caso deberíamos felicitar al niño por dar el paso de disculparse, aunque no le demos más importancia y sigamos con la clase. Pero es importante que el vea que la conducta adecuada (disculparse), también recibe consecuencias.

-      Es posible que al principio el niño abandone el lugar del tiempo fuera, o tenga rabietas. En este caso deberemos parar el tiempo y no volverlo a poner hasta que el niño se siente y cumpla lo estipulado. Esto también deberá saberlo previamente.

rincon de pensar

 

avatar

Acerca de Judit

Psicóloga
Esta entrada fue publicada en Educación. Guarda el enlace permanente.