TOS FERINA

 

La tos ferina es una enfermedad infectocontagiosa típica de la edad infantil, que se caracteriza por la aparición de tos violenta e incontrolable que puede dificultar la respiración. Y origina congestión y color azulado en la cara.

 

Esta tos se presenta en accesos. Al final de la crisis de tos es característico el  “gallo”, que consiste en una inspiración ruidosa debido al espasmo de las  cuerdas vocales. Los accesos de tos son más frecuentes por la noche, el niño tras estos episodios queda muy cansado, pues el sueño es interrumpido y los vómitos postcrisis son frecuentes. La tos durante el día tiende a disminuir, sobre todo cuando el niño está al aire libre y en lugares con poca polución.

 

Esta infección de las vías respiratoria altas, es causada por las bacterias Bordetella pertussis o Bordetella parapertussis. Es una enfermedad grave, con un alto índice de contagio. Al toser o estornudar una persona,  pequeñas gotitas que contienen la bacteria se mueven a través del aire, y la enfermedad se disemina fácilmente de persona a persona. Por ello, se ha hecho obligatoria su prevención mediante la vacunación en forma triple, junto a la vacuna contra el tétanos y la difteria, que se administrará a los2, a los 4 y los 6 meses de edad y una dosis de recuerdo al año y medio.

 

El proceso dura unas 6 semanas, aunque con frecuencia pueden volver a aparecer crisis de tos pertusoide típica, coincidiendo con nuevos procesos catarrales (“tos de recuerdo”), durante 3 – 6 meses.

 

Los antibióticos, comola Eritromicina, pueden hacer desaparecer los síntomas más rápidamente si se inician de forma temprana, pero en la mayoría de los casos no es así pues los síntomas iniciales, similares a un resfriado común, comienzan alrededor de 1 semana después de haber tenido contacto con la bacteria y los episodios graves de tos unos 10 o 12 días más tarde. Sin embargo, los medicamentos pueden ayudar a reducir los síntomas y además disminuyen el riesgo de contagiar a otras personas.

 

Los bebés menores de 18 meses requieren mucha vigilancia, ya que la respiración puede detenerse temporalmente durante los ataques de tos y en los casos más graves el médico indicará su hospitalización.

 

 

avatar

Acerca de Paloma

Enfermera Pediatría
Esta entrada fue publicada en Bebés, Salud. Guarda el enlace permanente.