Transmitir el amor por la lectura a los pequeños

Constantemente escuchamos y leemos la importancia de transmitir el amor por la lectura para los pequeños, ya que supone un gran desarrollo intelectual, así como el aumento de su capacidad de concentración, de la imaginación y la creatividad… lo que le será de gran utilidad cuando comience la etapa escolar. Además también podrá servirle como válvula de escape, para relajarse y como forma de entretenimiento. Sin duda, aunque solo he destacado algunos beneficios, las ventajas de la lectura son muchas y hay pequeños que, conforme crecen encuentran dificultades a la hora de comprender problemas matemáticos o de retener ciertos contenidos, por ejemplo, por esa falta de hábito.

transmitir amor por la lectura transmitir el amor por la lectura

De este modo, es importante que, papás y mamás, seáis conscientes de que el niño debe asimilar o interiorizar el hábito de leer desde que es muy pequeño, ya que, conforme crezca será más complicado transmitir y despertar en él ese interés por la lectura.

Personalmente creo que es importante que los niños, desde que nacen, vivan la lectura como parte de su vida. Me refiero con esto a que simples gestos como que el pequeño os vea leyendo, que tenga desde casi bebé libros donde vea figuras, letras…aunque ni siquiera aún haya aprendido a leer, por ejemplo o que en la casa haya libros a su alcance… todo ello será la semilla que estaremos plantando para el futuro.

transmitir amor por la lectura

Sin duda, también les ayudará que, desde pequeños, les leáis libros en voz alta. Siempre he pensado que ese momento de leer en la cama al pequeño antes de irse a dormir, además de crear un vínculo afectivo muy pero que muy especial y por supuesto, ayudar al pequeño a conciliar el sueño, hace que el niño vaya interesándose por ese mundo apasionante de la lectura.

transmitir el amor por leer a los niños

Por otro lado, y volviendo a lo que os comentaba al principio creo que es totalmente erróneo pensar en que no hay que regalarle libros al pequeño con la justificación de que “aún no sabe leer”. Y es que, no hace falta que vuestro hijo haya adquirido esos conocimientos para poder disfrutar de los libros, mirando las ilustraciones, escuchándoos mientras vosotros le contáis lo que él no es aún capaz de “traducir”. Y es que, incluso así irá aprendiendo cosas y sobre todo alimentaréis ese interés por leer y el día que ya finalmente aprenda no habrá quien le pare.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.