Tratamiento De La Encopresis

Ante este problema, algunos papás, se muestran preocupados por no saber qué hacer. Es recomendable, siempre que sospechéis que vuestro hijo puede tener éste, o cualquier otro problema que consultéis a un especialista para que os oriente y pueda evaluar de manera individualizada el caso. Ya que de unos niños a otros, puede haber muchas diferencias, y la información que yo presento es meramente informativa y general.

¿Qué se suele hacer ante este problema?

Algunas de las estrategias de tratamiento que se han seguido, son el entrenamiento en hábitos de defecación, el reforzamiento positivo, tratamientos médicos…

-dad-daughter-breakfast

El entrenamiento en hábitos de defecación

Consiste fundamentalmente en que el niño cree el hábito de ir al baño después de las comidas. Para ello se trabaja junto con los padres (en función de la edad) y con el niño, una serie de hábitos.

Se les pide que hagan que el niño vaya al váter después de las comidas y se siente allí para realizar la defecación. Uno de los consejos que se les da es que le hagan ir después del desayuno, ya que los reflejos son más intensos.

Por lo que se trata de crear una cadena de conductas, que seguiría el siguiente orden: primero el niño se levanta, después desayuna y pasados entre 15-20 minutos, se le pide ir al baño y que se siente en el váter. Si tras 10 minutos ha defecado se le refuerza por ello, sino no se le dice nada.

Esta cadena de conductas puede repetirse tras cada comida. Así, hasta que el pequeño consiga asociar los estímulos y crear así el hábito de ir al baño.

(Si los niños son pequeños se involucra a los padres para que sean ellos desde casa los que implanten el programa, y animen al niño a llevar a cabo la secuencia de conductas)

Generalmente esta estrategia suele combinarse con otros procedimientos o tratamientos médicos.

Por ejemplo, al principio para facilitar la evacuación suele ser común, bajo prescripción médica combinarlo con laxantes o enemas que han de ser retirados paulatinamente. También podemos favorecer la evacuación con alimentos ricos en fibra como verduras, kiwis, cereales o algún tipo de diurético natural.

Reforzamiento positivo

El reforzamiento positivo, es otra de las estrategias fundamentales, como en cualquier otro tratamiento. Habría que reforzar en este caso, tres conductas:

—Ir al baño y sentarse en el váter después de cada comida.nanny-child

—Defecar en el baño.

—Permanecer limpio. Aunque en este caso hay que tener cuidado, porque a veces, el hecho de permanecer limpio, puede favorecer la retención intestinal con tal de conseguir el reforzamiento. Por ello, algunos autores consideran contraproducente reforzarles por esto.

El reforzamiento positivo, suele formar parte de programas como el entrenamiento antes planteado, o también puede instaurase dentro de la economía de fichas. Es decir, se puede reforzar al niño al final del día si ha conseguido defecar en el baño al menos 1 vez, e ir aumentandolo progresivamente a medida que vaya consiguiendo los objetivos. Aunque el refuerzo social (“que bien mi niño, muy bien, se que te estas esforzando”..) debería acompañar siempre cualquier conducta correcta que hagan.

avatar

Acerca de Judit

Psicóloga
Esta entrada fue publicada en Salud. Guarda el enlace permanente.