El destete nocturno: trucos para lograrlo

El tema del destete se convierte en un verdadero quebradero de cabeza para las mamás, ya que, aunque en algunos casos el pequeño comienza a dormir casi del tirón por la noche sin necesidad de darle de comer, no siempre es tan fácil. Por ello, algunos trucos pueden ser de gran ayuda para sobrellevar este proceso que, a veces, como ya decía puede ser complicado.

el destete nocturno

En primer lugar, debes saber que tendrás que tomarte con mucha calma el destete, este cambio para el pequeño deberá ser despacio y poco a poco, siempre hacerlo muy gradualmente y utilizando algunos trucos.

Por otro lado, el momento en el que comiences será importante, es decir, no elijas un momento fuera de la rutina, es decir, en un periodo de vacaciones o cuando tengas mucho trabajo, por ejemplo. Y es que, lo cierto es que es recomendable que tu hijo tenga tus mimos y cuidados durante el día para que no los reclame tanto durante la noche.

destete nocturno Por supuesto, es muy importante que coma bastante durante el día, para que esté saciado y no tenga esa necesidad imperiosa de comer por la noche. Asimismo, dale de comer con tranquilidad, para que no coma acelerado. De lo contrario, preferirá no seguir porque no se encuentra cómodo. De este modo, no comerá lo suficiente.

Una buena opción es darle también alguna toma extra durante la tarde e incluso si se queda dormido puedes darle otra toma nocturna si tú aún no te has ido a dormir. Así, antes de acostarte, habrás saciado su hambre y esto le ayudará a no despertarse, ya que, tiene el estomaguito lleno.

Además, si el pequeño se despierta por la noche, también se recomienda que sea el papá el que acuda a consolarlo, durante el destete nocturno, ya que, en cuanto el niño entra en contacto con el olor de la madre y de su leche, probablemente esto hará que se le abra el apetito. En cambio, si es el padre el que le consuela y tranquiliza, se relajará y puede que no pida comida.

el destete nocturno Aun así, si comienzas a eliminar estas tomas nocturnas y observas que el pequeño no deja de llorar durante días será mejor que dejes de intentarlo y retomes este proceso en una semana o incluso dos. La clave está en hacerlo con mucha tranquilidad, transmitiéndole siempre al pequeño esa calma y acostumbrándole poco a poco.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Lactancia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.