Tu pequeño puede resfriarse en VERANO también

Solemos pensar que los resfriados suelen ser protagonistas sólo en épocas de frío como el otoño o el invierno, sin embargo, lo cierto es que puede que, llegue el verano y tu pequeño vuelva a resfriarse, con todo lo que ello conlleva. De hecho, según los datos, nada más y nada menos que un 20% de los catarros tienen lugar, a diferencia de lo que creemos con frecuencia, en primavera y en verano.

tu pequeño puede resfriarse

La principal causa de que los niños acaben con estos síntomas es que, en estas fechas, se producen muchos cambios de temperatura y especialmente bruscos, ya que, si estamos por ejemplo con ellos en un lugar cerrado como un centro comercial y salimos a la calle donde hay una temperatura mayor, nuestros cuerpos lo sufren. Y no sólo en estos casos, sino cuando se bañan en la piscina o la playa, al tomar helados o bebidas frías… Al producirse estos cambios se resecan nuestras mucosas, lo que nos deja menos protegidos de la entrada de gérmenes.

Ante ello, los especialistas aconsejan evitar, en la medida de lo posible, estos bruscos contrastes, seguir una dieta equilibrada y variada que nos ayude a estar fuertes, lavar nuestras manos para evitar el contagio y en cuanto a las habitaciones no bajar de los 24 grados aproximadamente cuando pongamos el aire acondicionado.

También hay varios hábitos que no deberás olvidar para que tu pequeño no acabe pasando el verano con mocos y encontrándose mal.

tu pequeño en verano resfriado en la piscina

Por ejemplo, lleva siempre un bañador de recambio para que no estén húmedos mucho tiempo tras darse un chapuzón. Tampoco es conveniente que tomen, aunque les dejes comer algún helado, aquellos que son de hielo totalmente, los llamados polos. No te olvides tampoco de secarles el pelo, aunque les resulte molesto el calor cuando ya hace calor pero si por ejemplo se van a dormir con el pelo aún mojado de haberse dado una ducha antes de ir a dormir pueden coger frío.

tu pequeño se puede resfriar

Por otro lado, tampoco es mala idea que, cuando salgas con los pequeños a cenar y sepas que vas a estar en espacios abiertos, lleves alguna prenda de vestir de manga larga, ya que, en ocasiones refresca y les vendrá genial esta rebeca o sudadera adicional.

Por último, les ayudará también que hagan deporte, para que, su sistema inmunológico, junto a una buena alimentación, se vea reforzado.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.