Un Papá Para Todos los Momentos…

 

Para todas las circunstancias, ahí está también el padre.

Está claro que madre es la que pare, y que mientras la mujer se embaraza en el vientre, el hombre se embaraza en la cabeza, pero lo que está claro espadreembarazo350 que el hecho de tener un hijo es algo que deben vivir los dos, y hay que darle importancia al papel de la madre, pero también al del padre. No está de más preguntarles a ellos también cómo se sienten y qué miedos tienen.

La psicoanalista Sandra Goldstein comenta “Que surja la angustia por el nuevo rol es totalmente normal, es porque el nuevo papá se siente como un tercero en cuanto a la relación la de la mamá con su bebé. El padre se siente fuera de la relación entrañable que establecen madre e hijo, y siente celos tanto por la madre como por el hijo. Esa mujer que antes lo amaba y necesitaba parece no querer nada más que estar con su bebé, y ese niño con el cual soñó tanto tiempo, ahora lo excluye porque sus necesidades se dirigen principalmente a la madre”. Aunque esto no ocurra en todos los casos, estoy segura que alguno de vosotros ha sentido alguna de estas cosas. El papel de padre que no sabe hacer nada y que relega el baño del bebé, la ropa, la alimentación, y las decisiones sobre su salud, a la madre, ya no es común. Ahora contamos con una figura paternal activa, y por ello también tenemos que hablar de ellos.

Vamos a recomendar a los padres que nos lean unas medidas para participar adecuadamente en la experiencias relacionadas con la maternidad, para ello dividiremos en etapas. Lo primero será hablar del embarazo. ¿Qué podéis hacer para ayudar durante estos meses a la mamá?

  • En primer lugar, trata de acompañarla a las citas con el médico y haz preguntas sobre el desarrollo del bebé, el embarazo o cualquier duda que tengas. No olvides que los dos “estáis papel_del_padre_en_el_embarazo-300x207embarazos” y que tus preguntas no hay que dejarlas en un segundo lugar. El instinto maternal nos aporta conocimientos innatamente desde que nacemos, cosas que no nos hace falta aprender, porque, ya las sabemos. Vosotros en ese sentido andáis menos puestos en el tema, así que es normal que tengáis miles de dudas. No dudéis en preguntar.
  • Acompáñala a caminar cuando puedas como parte de su rutina de ejercicios, sobre todo cuando el embarazo está avanzado, que necesita andar para favorecer la circulación.

La mujer embarazada tiene cambios hormonales, estos no siempre afectan a su sexualidad, pero puede que sí, tanto con una lívido aumentada, como disminuída (esto ocurre sobre todo en el primer trimestre por las molestias y las naúseas más propias

  • de esta etapa) intenta entenderla y ser flexible. La sexualidad no debe ser un tabú, sino un tema a tratar, la comunicación es esencial.
  • Interésate por el crecimiento y el desarrollo del bebé. Siempre que pueda acude a las Ecografías, y pregunta las dudas que tenga.
  • Acude a las clases de preparación para el parto junto con tu papa-embarazopareja. Así puedes ser partícipe de las respiraciones para poder ensayarlas con ella en casa. Si decides presenciar el parto (que es lo más adecuado) podrías ser testigo de una experiencia inolvidable y en estas clases te preparan para poder ayudar a la mamá en la sala de dilatación.
  • En caso de que tenga que ingresar en la planta de obstetricia por alguna complicación del embarazo, apóyela en lo que pueda. Intenta pasar tiempo con ella y pregunta por cómo se ha sentido durante el día. Dale mimos y muéstrate atento. En caso de que haya días en que esté peor de ánimo coméntalo con las visitas, para que vengan mejor otro día.
  • Acaríciale mucho la barriga a la mamá, pon las manos sobre ella, siente los movimientos del bebé, háblale…

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Bebés, Embarazo, Parto. Guarda el enlace permanente.