Ver la televisión: cuándo, cuánto y cómo

Actualmente, la televisión ocupa un lugar importante en la vida de las familias, de las personas, ya que, este medio se ha hecho un hueco en nuestro día a día. Por ello, también los pequeños pasan tiempo ante ella, en ocasiones más de lo que debieran. Y es que, muchos padres son demasiado permisivos a la hora de dejar a sus hijos ver la televisión, ya que, aunque es cierto que puede ser una opción para que se diviertan, entretengan, disfruten viendo sus dibujos animados preferidos… en ocasiones hay que saber poner los límites.

Ver la televisión

Así, según afirman algunos estudios, los pequeños españoles superan el tiempo adecuado de exposición, ya que, aunque no deberían estar más de 60 minutos viendo la televisión, la media es de dos horas y media diarias. De este modo, los padres deben concienciarse y frenar esas ganas de ver la televisión, ya que, aunque puede tener beneficios, es fundamental que se controle, además del tiempo, los contenidos y también realicen otras actividades que tengan esa función de desconexión y diversión.

Por ello, será fundamental que establezcáis unos horarios que pueden ser diferentes para los días de diario, en los que hay que hacer deberes, estudiar… y otro para los fines de semana, en los que podrán descansar y ver la televisión.  Asimismo, evitad que la tele esté encendida, por ejemplo, a la hora de comer, ya que, es una ocasión para que toda la familia hable y comparta sus experiencias del día y no para que callen y miren la tele sin más. Si así lo hacéis perderéis este momento tan importante para disfrutar de los pequeños. Asimismo, tampoco deberéis dejar que pongan la tele cuando estén haciendo los deberes, ya que, no serán capaces de concentrarse y finalmente no harán sus actividades bien. Tampoco desarrollarán la habilidad de saber centrarse y prestar atención a lo que están haciendo.

Ver la televisión

Asimismo, una vez fijado ese horario, es importante que los padres controlen los contenidos que ven sus pequeños. Hoy en día, existen numerosos canales y programas televisivos, la variedad está a nuestro alcance. De este modo, existen cadenas enfocadas al público infantil, con una programación específica para ellos. Además de los tradicionales dibujos animados, emiten programas educativos, enfocados a aprender inglés o con moraleja para adquirir buenos modales, por ejemplo. Sin embargo, debéis ser vosotros los que comprobéis si son adecuados, ya que, hay ciertos programas que, a simple vista parece que no ofrecen más que diversión, pero que pueden contener imágenes violentas, plantear temas inadecuados para menores…

Ver la televisión

Además,  dejando a un lado la televisión, ofrecedle otras alternativas para que no asocien diversión en casa, por ejemplo, con ver la televisión. Regálale libros sobre los temas que le gusten o que sean divertidos. Sin duda, la lectura le ayudará a poner en juego más habilidades y desarrollará sus capacidades cognitivas en mayor medida que la televisión. Como siempre he dicho, la tele no nos obliga a dar respuesta alguna, nos quedamos ante ella sin más… y aunque en ocasiones, este descanso es positivo, no dejéis que vuestro pequeño se pase horas y horas mirando la caja tonta, como le llaman a veces, sin más.

¿Te ha parecido interesante este post? Pues compártelo en Facebook, Twitter… GRACIAS :)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.