Verdades y realidades sobre la anestesia epidural

En un artículo posterior os hablaré sobre algunos de los principales mitos o falsas creencias que existen en torno a la epidural cuando llega el momento del parto, ahora os voy a hablar de las verdades o realidades en torno a está anestesia. Y es que es lógico que la mujer tenga cierto temor ante este tema, por lo que a veces escuchar informaciones que no son del todo ciertas o exactamente ciertas, puede hacer que aumenten sus miedos.

Con frecuencia suele decirse que como consecuencia de administrarle a la mujer la epidural puede tener bajadas de tensión a continuación. Esto sí es cierto, por lo que, para controlar en todo momento que no haya ningún problema, la mujer debe estar monitorizada. Es importante que se lleve un control exhaustivo de su tensión arterial especialmente en este momento decisivo.

verdades y mentiras

Otra consecuencia que suele decirse que puede provocar la anestesia epidural es dolor de cabeza. Esta también es cierta. De este modo, aunque no es muy común y según indican los especialistas suele ocurrir en aproximadamente un uno por ciento de los casos, sí que puede la recién estrenada mamá sufrir cefalea, como consecuencia de esta anestesia.

Siguiendo con las verdades, también cabe destacar que otro de los efectos secundarios de este tipo de anestesia es la retención de orina, aunque no debes preocuparte porque todo pasará cuando el efecto desaparezca.

verdades y mentiras

Asimismo, hay otro comentario que suele hacerse en torno a si la mujer siente la necesidad de empujar cuando llega el momento del parto o no, al recibir la anestesia. Aun así, ya en el anterior artículo os explicaba, según indican los especialistas, que la epidural no hace que la mujer pierda totalmente la sensibilidad. Sin embargo, sí es cierto que no tendrá esas ganas incontrolables de empujar como en el caso de que no se le administre la epidural. Por ello, la matrona te ayudará indicándote cuándo es el momento de hacerlo para que tu bebé llegue a tus brazos.

verdades y mentiras

Finalmente también quería destacar, ya que, a veces también se escuchan diferentes verdades y mentiras en torno a este tema, que la recuperación en los casos en los que se administra epidural es igual que en aquellos en que no. Y es que, cuando pasan los efectos anestésicos, que duran aproximadamente unas 12 horas, la mujer irá recuperando fuerzas de igual modo.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Parto y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.