Viajar Durante el Embarazo: ¿Cuándo se puede?

Viajar durante el embarazo es posible, pero tendrás que tener en cuenta ciertas consideraciones, ya que, el periodo de gestación hace que tu cuerpo cambie, por lo que deberás cuidarte más de lo habitual y por supuesto, pensar en el bebé. Pero como no está contraindicado, sólo será necesario que sigas al pie de la letra una serie de medidas de recomendaciones y unos consejos para que, tanto tú como tu pequeño podáis viajar sin problema alguno.

Viajar durante el embarazo

El comienzo del embarazo suele ser un momento delicado, ya que el embrión se está implantando en tu útero y por ello, deberás tener más cuidado, no someterte a grandes esfuerzos… Además, sentirás numerosos cambios, tanto físicos como hormonales y es frecuente que se manifiesten síntomas como náuseas o vómitos, mayor cansancio, ganas de dormir constantemente, ansiedad o nerviosismo… Aun así, una vez que alcances el cuarto mes, tu cuerpo se irá adaptando a la nueva situación, te encontrarás mejor y también será más seguro viajar.

Viajar durante el embarazo

Además, tu barriguita no tendrá un tamaño demasiado grande y por ello, te podrás mover con mayor facilidad. De este modo, aprovecha el segundo trimestre porque probablemente cuando alcances el séptimo mes sí que empezarás a sentirte más pesada y es conveniente reducir el ritmo de tus actividades. Por ello, es en el octavo mes cuando los médicos recomiendan evitar los viajes, excepto si son por alguna causa mayor y decantarse mejor por los trayectos cortos.

Por otro lado, cuando viajes, no debes olvidarte de seguir unas recomendaciones que, aunque sencillas, te harán sentir más cómoda y segura. Por ejemplo, puede que te marees con mayor frecuencia o facilidad en este estado, por ello, lleva algo de comida sólida para calmar esa sensación. En cambio, si lo que sientes son náuseas, toma algún alimento rico en azúcar, pronto te sentirás mejor.  Si

Viajar durante el embarazo

eres una persona propensa a marearte en viajes, ahora puede que se incremente esta sensación, por eso quizás será útil acudir a tu médico para que te indique si puedes tomar algún medicamento o qué hacer. Será también importante que bebas suficiente agua, a pesar de que a veces no tengas sed, ya que la hidratación es fundamental.

Vístete cómoda, con ropa holgada, nada de estar demasiado ajustada, ya que finalmente puedes sentirte agobiada. Además, si el viaje lo haces en verano, será mejor que optes también, además de por ropas amplias por tejidos fresquitos. Te podrás mover con mayor facilidad y a la vez no te sentirás sofocada.

Viajar durante el embarazoTambién es importante que para viajar durante el embarazo optes por los medios de transporte más cómodos en tu estado: el tren y el avión. En ambos, especialmente en el primero podrás moverte con total tranquilidad, estirar las piernas cómodamente. En el caso del avión, intenta no decantarte por una aerolínea de bajo coste, ya que el espacio es menor entre asientos. Aunque no hay riesgos durante estos meses, al final del embarazo, será mejor que dejes este medio de transporte para cuando ya haya nacido el pequeño.

Para los trayectos cortos, sin duda, opta por el coche. Puedes hacer todas las paradas que veas convenientes, bajarte y dar un paseo para estirar las piernas, tomar el aire si te sientes mareada…

Viajar durante el embarazo

De un modo u otro, serás tú la que, en función de cómo te encuentres, decidirás si te apetece viajar o no. Quizás prefieras dejarlo para después del parto, pero que el motivo no sea el miedo a que pueda ocurrirte algo, ya que, si tu embarazo es del todo normal, no hay por qué temer. Aun así, si quieres asegurarte, acude a tu ginecólogo o matrona, ya que, ellos que están siguiendo cada paso de tu embarazo, sabrán aconsejarte y decirte si hay algún inconveniente.

¿Te ha gustado este post? Compártelo en tus redes sociales: Facebook, Google+Gracias

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.