14 meses: avances del pequeño durante estos meses

Hoy ha nacido el primer hijo de mi sobrino mayor y aparte de pensar lo viejo que me hace ser tío-abuelo, pienso que en los algo más de 14 meses que separan a mi sobrino-nieto de mi hijo, ha habido tantos cambios, tantos avances que sería equiparable a los descubrimientos científicos producidos en el siglo XX en comparación con los obtenidos durante el resto del caminar de la Humanidad sobre la tierra.

14 meses avances del peque 14 meses avances

Es decir, desproporcionado. Porque ahora el hijo de mi sobrino apenas se mueve, se limitará a comer, des-comer y dormir. Sin embargo, mi hijo es un premio Nobel a su lado, por sus logros.

Por supuesto, anda con soltura. Es cierto que parece que le cuesta más nada más despertarse por la mañana pero supongo que como a todo el mundo.

Además de andar, con 14 meses hace perfectamente el movimiento acompasado con las piernas para superar los peldaños de una escalera, aunque necesita de nuestra lógica ayuda.

Le gusta jugar al escondite. Cuando va hacia un lado y le persigues (más si, además, le “amenazas” con cogerle el culo, por ejemplo), se echa a reír a carcajadas y se vuelve para correr hacia el lado contrario.

                           14 meses avances del pequeño 14 meses avance del pequeño

Por supuesto, mete, coloca piezas donde corresponde. Para admiración de las vecinas, incluso recoge las cosas que ha usado para jugar y las guarda. Bueno, esto no lo hace siempre, que otro de sus avances es el desarrollo de la propia personalidad y lo hace cuando quiere. Pero lo hace.

Hablando de personalidad, no sé si será personalidad, impaciencia o directamente genio pero suele enfadarse con alarido incluido.

14 meses avances Cuando no consigue algo. Últimamente está intentando ponerse él mismo los zapatos. Pero al ser algo más complicado de hacer, no lo consigue. ¡¡¡Y se coge unos mosqueos de aúpa!!! Pero no siempre le pasa eso, es un niño muy risueño. Le gusta experimentar. Lo hace con la comida. Le damos su propia cuchara, mi mujer le pone algo de comida en ella y él se la lleva a la boca. Curiosamente, la mayoría de las veces cae más dentro de la boca que en el suelo. Lo bueno es que va cogiendo el hábito.

También empieza a “cepillarse” los dientes. En realidad, cuando lo hacemos alguno de nosotros, le damos el suyo, le cepillamos un poco los dientes primero nosotros y luego le dejamos. Lo imita hasta que se cansa pero también lo hace.

La verdad es que cada día nos sorprende con algo. Su próximo paso será pasar del “¡Eh!” para nombrar todo, como hace ahora, a llamar a las cosas por su nombre. Aunque eso será otra historia.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.