Baby Led Weaning, alimentación complementaria diferente

 Baby Led Weaning o, literalmente del inglés, destete liderado por el propio niño.

Tenía pensado escribir sobre la costumbre que está adquiriendo nuestro hijo recientemente de hacer pedorretas mientras come. Pero al buscar información en la red, me encontré de bruces con una metodología de alimentación complementaria que desconocía, me pareció diferente y merecía la pena hablar un poco sobre ella: Baby Led Weaning

Baby Led Weaning

Otra forma de definirlo es mediante la confrontación con el “otro” tipo de alimentación complementaria: Finger Food vs. Spoon Feeding (alimentarse con los dedos o con cuchara).

A partir de que el sistema digestivo del pequeño está lo suficientemente desarrollado como para ingerir alimentos distintos de la leche materna, alimentos sólidos, se plantean las siguientes opciones:

-Darles purés y papillas, a base de cuchara, pautados, con las medidas controladas, cantidades de ingesta medidas (los padres saben cuánto come su hijo cada vez), introduciendo los componentes variados elegidos por los padres (por indicación, por lo general, de los pediatras correspondientes)

-Proporcionarle al pequeño alimentos, cocinados o no, que pueda coger él con sus propias manos e ingerir a demanda. Los trozos no deben ser tan pequeños como para poder producir atragantamiento, que es uno de los posibles problemas de este método. Además, trozos muy pequeños no podrán ser asidos por el bebé lo que no sólo imposibilitará su alimentación sino que puede conllevar situaciones de enfado y frustración.

Baby-Led Weaning

He leído, incluso, algún caso real de una madre que cuenta cómo su hija de siete meses comía el cordero asado que se habían pedido los padres en un restaurante.

Es cierto que esta forma de alimentación complementaria para los pequeños es, sin duda, más sucia. ¡Habrá que tener listo el baño, entonces!

Pero parece lógico pensar que fomenta un sentimiento de independencia y de control en el bebé que les puede resultar positivo en su desarrollo como personas. Además, pueden ver que comen lo que comen sus padres, a la hora en que ellos lo hacen, en el mismo sitio, compartiendo el momento y esto puede afianzar los lazos familiares.

No es menos cierto que la alimentación con cuchara supone un mayor control paterno sobre los alimentos que tome el niño y se puede aumentar la variedad de productos que, al ir en puré o papilla, serán ingeridos igualmente por el niño mientras que sueltos, como estarían en la alimentación “manual”, pueden ser rechazados.

Pero el mundo de experimentación de texturas, formas, colores y sabores que ofrece el Baby Led Weaning es, quizás, la razón principal para, al menos, plantearse la posibilidad.

¿Con qué método os quedaríais?

Baby Led-Weaning

 

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.