Beneficios de la siesta para bebés y niños

Ay, la siesta… Si yo pudiera echarme la siesta cada día mi vida sería mucho mejor, doy fe. ;) Sin embargo, en el mundo de los adultos no siempre es posible, debido a la cantidad de tareas que es necesario llevar a cabo, aparte de las extensas jornadas laborales, claro está.

Así que cada vez que veo a mi hija dar una cabezadita en su cuna o en nuestra cama después de comer, me imagino a mí misma dormitar junto a ella, aunque solo sean unos minutos. Y, en ocasiones, me aplico el cuento, lo confieso. Porque la siesta conlleva múltiples beneficios, para grandes y pequeños. Si conseguimos que se la echen, claro está, porque ya sabemos que los bebés y los niños no duermen siempre que nosotros queremos. ¡Faltaría más! ;)

Beneficios de la siesta para los niños

Beneficios de la siesta para los niños

1. Les ayuda a recargar pilas durante el día

Los niños reciben cientos de estímulos cuando están despiertos. Y, cuando son capaces de andar, no permanecen quietos ni un minuto. Llega un momento en el que necesitan parar un poco y recargar fuerzas para seguir afrontando el día con energía y buen humor. Con la siesta lo consiguen. ¿A que a ti también te ocurre lo mismo? ;)

2. Favorece el sueño nocturno

Cuando nos encontramos demasiado cansados nos cuesta mucho conciliar el sueño, a tí, a mí y a todo hijo de vecino. A los niños, como personas que son, les pasa algo similar. La siesta hace que la hora de irse a la cama sea má sosegada porque podrán caer en los brazos de Morfeo mucho antes.

3. Mejora el aprendizaje

Descansar es esencial para que el niño retenga y organice en su cerebro todo lo aprendido. El sueño nocturno es importante para lograrlo, pero también la siesta, contribuyendo ambos momentos a la mejora del aprendizaje y la memoria.

4. Juega un papel muy importante en el crecimiento

Durante las horas de sueño se activa la llamada hormona del crecimiento, esencial para el correcto desarrollo del cuerpo y la mente del niño. Por eso resulta de gran importancia que completemos las horas de descanso nocturno con alguna siesta o siestas durante el día, en función de la edad y las necesidades de cada uno.

Los beneficios de la siesta son incuestionales, pero ahora nos queda por delante lograr que se la echen. Y esa, es otra historia… ;)

¿Tu hijo se echa la siesta?

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.