Cómo dormir a un bebé

Dormir a un bebé

Si hay algo que creo que nos une a todas las madres y padres del mundo es, a no ser que seas la persona más afortunada del mundo mundial, la falta de sueño. ;)

Hacemos lo que sea para que nuestros hijos se queden dormidos y nosotros podamos descansar también. ¿O no? Que levante la mano quien no haya tenido que recurrir nunca a trucos que juró que jamás haría, bajo ningún concepto. Los hay quienes han salido de casa por la noche para dar una vuelta a la manzana en coche y así lograr que el peque se quedara frito. También conozco a otras personas que, hartos de no pegar ojo en toda la noche, se han lanzado a la calle con las luces del alba para tratar de que su retoño cerrara los ojos.

Por eso, si habéis llegado hasta esta entrada buscando consejos para dormir a un bebé, he recopilado algunos trucos o formas que nosotros hemos usado para que nuestra hija cayera en los brazos de Morfeo. ¿Me ayudáis a completar la lista? ;)

Empezamos con los consejos para dormir a un bebé

  1. El carro. No sé lo que tiene el cochecito, que es meter al bebé dentro, salir a la calle y en un par de segundos ha caído redondo. Eso sí, atrévete a parar de menearle y échate a temblar. O mejor aún, osa llegar al portal y abrirá los ojos activado por una especie de resorte misterioso. No falla.
  2. El porteo. Antes de nacer mi hija no tenía ni idea de lo que significaba esto. Solo diré que para nosotros ha sido el descubrimiento del siglo. Ya sea con un fular, una mochila portabebés (ergonómica, por favor) o un mei tai, los bebés suelen dormirse en el acto cuando les colocas junto a tu pecho y pueden sentir los latidos de tu corazón.
  3. La pelota de pilates. ¿Quién me iba a decir a mí que una pelota de pilates se tiraría tantos meses pululando por toda mi casa? ¡Y menos mal! Habremos dado millones de botes sobre ella, con nuestra hija colocada en nuestro pecho. ¡Y benditos botes!
  4. La hamaca. Si pensáis adquirir una o os la van a dejar, aseguraos que puede mecerse. Bien porque tenga algún mecanismo o porque se pueda empujar con los pies mientras comes, por ejemplo.
  5. El móvil de la cuna. reconozco que yo nunca pude dormir a mi hija haciendo que mirara a los ositos del móvil girar al compás de la música. Pero su padre sí.
  6. El pecho. No solo es alimento, sino también una fuente de relajación estupenda para que tu bebé se duerma.
  7. El coche. te abrochas el cinturón, arranca, miras y…, ¡pero si se ha dormido! Tienes la excusa perfecta para conducir muy, muy despacio. Así tardarás menos y tu pequeño ocupante podrá echarse una siesta más larga.

¿Qué otras formas para dormir a un bebé os han funcionado? ¿Alguna infalible?

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.