Cómo Eliminar el Miedo al Parto – Tocofobia.

El miedo al parto intenso es conocido como tocofobia. Las hay de dos tipos, la primaria afecta a las mujeres que no tienen niños, y que le tienen un miedo muy intenso al embarazo o nacimiento. Por otro lado tenemos la tocofobia secundaria, la cual se _tocofobiapresenta en mujeres que han experimentado un embarazo o parto traumático, que las ha dejado emocionalmente marcadas. No todas las mujeres que manifiestan miedo al parto tienen tocofobia. Algunas solo tienen miedo, sin llevarlo al extremo, así que este les deja vivir adecuadamente su embarazo, aunque en ocasiones tengan pensamientos a los que dan vueltas, o incertidumbre sobre ese día. Para cualquier caso, es necesario cambiar la mentalidad.

Lo más importante para disminuir el miedo al parto es contar con la información adecuada de cuál es proceso por el que va a pasar, y las diferentes circunstancias que pueden darse. Para ello es muy importante que la mujer sienta que tiene el control y el apoyo de una matrona. Por este motivo, en Suecia se puso en marcha un equipo de ayuda y apoyo psicológico a mujeres con especial miedo al parto denominado “Aurorateams”. Este equipo, integrado fundamentalmente por matronas, aborda el parto desde un enfoque más natural y cuenta con una serie de sesiones previas al parto que ayudan a la madre a disminuir su ansiedad y a entrar a la fase de parto más tranquila. Además, se redacta un plan de parto junto con la mujer, donde se pone especial énfasis en atender los aspectos que más estrés causan a la mujer. Los resultados de esta iniciativa son sorprendentes ya que suponen una reducción en el número de cesáreas electivas y partos vaginales más cortos y satisfactorios que entre mujeres no tratadas.

Con los años se está contando en España con múltiples herramientas para hacer que la Parto1mujer esté informada y que pueda contar con profesionales que la guíen en el proceso y le resuelvan dudas. Esto contribuye muy positivamente para disminuir el miedo al parto. Otras estrategias es ir a visitar el hospital donde tienes pensado parir, para conocer el entorno y poder visualizarte durante las relajaciones en casa, en ese ambiente. Leer libros como “el miedo al parto de Consuelo Ruiz-Vélez Frías” que aportan una visión natural y muy biológica del proceso, cambiándonos el “chip” en muchos casos.

Si te encuentras en esos casos en que te resulta imposible enfrentarte al parto, coméntaselo al profesional que te esté llevando para que te ayude o te derive a la persona adecuada para facilitarte el proceso, y que, dentro de tus circunstancias, lo vivas de manera bonita y con ilusión.

Acude a dar clases de educación maternal, escucha a tu matrona, y lo más importante, escucha a tu instinto. Desde que existe la raza humana hemos parido, es una de nuestras funciones en la vida, reproducirnos naturalmente (a pesar que ahora no lo hagamos con instinto de supervivencia de la especie, y podamos “controlar” el momento adecuado para hacerlo) y recordad que es el único dolor del mundo que tiene una recompensa enorme, y que te deja algo para siempre, un hijo.

chilbird

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Parto y etiquetada . Guarda el enlace permanente.