Cómo limpiar la nariz y los ojos a un bebé

Si hay algo que me guste menos de cuidar a un bebé es tener que lavarle los ojos y limpiarle la nariz. Me da la sensación de que sufren un montón. Al menos mi hija, que monta cada circo…

No debemos pasarnos el día limpiándolos, pero cuando hace falta, no se puede pasar por alto. Y yo me sé la teoría, pero a la hora de ponerla en práctica, a mí, no me resulta tan fácil como parece. Os cuento las indicaciones que me dio la pediatra, a ver qué tal os van a vosotros.

Para limpiar la nariz.

Cuando un bebé tiene moquitos, se debe usar suero fisiológico para limpiarle. Yo utilizo las minidosis, me parecen más higiénicas, porque una vez que acabas, tiras la que has usado y a otra cosa, mariposa.

Nunca se debe limpiar la nariz de los bebés colocándolos boca arriba. Hay que poner la cabecita del bebé de lado y echar el suero por el orificio que queda encima. Después, se da la vuelta al bebé y se procede de la misma manera en el otro orificio. Pasados unos 10 segundos se puede incorporar al pequeñín, así soltará el resto de mucosidades. Algunas veces parte del líquido que se echa le sale por el orificio contrario al que estáis limpiando. Es normal. Y otra parte, lo más seguro es que se la trague. Pero mi pediatra me dijo que no pasa nada, porque lo expulsan con las heces.

limpieza nariz

Después, y sólo para extraer las mucosidades que se ven en los orificios, se utiliza un aspirador nasal. Si no, no hace falta. Para usarlo, hay que tumbar de nuevo al peque y aspirar los moquitos suavemente y de manera regular. Primero de un orificio y luego del otro.

Ya os digo que mi hija llora como una Magdalena cada vez que le limpio la nariz, pero si están un poco constipados, por ejemplo, hay que hacerlo sí o sí, para evitar que la mucosidad baje al pulmón.

despejarnariz

Limpieza de ojos.

Cuando vamos limpiarle los ojos hay que tumbar al peque en la cuna o cambiador y sujetarle bien la cabeza. Mi pediatra me dijo que le limpiara los ojos también con suero fisiológico. Hay que echar el suero a presión, pero sin pasarse, para que salga la pestaña o cuerpo extraño del ojo. Y luego, con una gasita, arrastrar la suciedad desde el interior hasta el exterior del ojo, es decir, desde la nariz hasta la oreja.

Y algo muy importante. Siempre se usa una gasa diferente para cada ojo. Y nunca uséis un suero que hayáis usado previamente para limpiarle la nariz.

clean-baby-eye

Si nuestro hijo necesita que le echemos algún colirio, se procede de la misma manera: se le tumba, se le sujeta bien la cabeza y se le echa la cantidad de colirio que le haya prescrito el médico. Después hay que esperar unos segundos para que el líquido se extienda por el ojo.

El lavado de ojos, en casa, lo llevamos mejor. Pero cuándo me ve con la ampollita de colirio mi hija cierra los ojos. Un truco, la distraigo con algún muñequito y la pillo casi a traición… Si no no hay quien la limpie :)

 

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés, Salud. Guarda el enlace permanente.