Cómo practicar la esferodinamia durante el embarazo

En un artículo anterior os hablaba de los múltiples y variados beneficios que conlleva la práctica de la esferodinamia, por lo que, a continuación nos vamos a centrar en cómo practicar y aprender estos ejercicios, o cuales pueden ser los más adecuados para la mujer embarazada.

cómo hacer esferodinamia

En primer lugar, es importante que no superes los treinta minutos por sesión y que, ante todo, lo hagas con mucha relajación, disfruta de mover tu cuerpo, de liberar tensiones… Si sientes contracciones en algún momento durante el ejercicio, no tienes que asustarte, es fundamental que no te agobies… es solo que al igual que tú estás activando tu cuerpo, el de tu pequeño también y esto provocará que suban sus pulsaciones. En este punto, disminuye la intensidad y comienza a realizar los movimientos con más delicadeza.

En cuanto a las pelotas, podrás usarlas de diferentes tamaños. Lo más común es que sean de entre 65 a 85 centímetros.

cómo aprender a practicar con la esfera

Pasamos a las posiciones o ejercicios más comunes, ten cuidado de no hacerlos bruscamente, de no caerte por supuesto y de controlar la situación en todo momento para no resbalarte.

Por ejemplo, puedes sentarte con cuidado encima de la pelota, para ello, utiliza una de las más grandes y antes de comenzar a hacer el ejercicio, asegúrate de que estás bien apoyada, en definitiva, de que te sientes cien por cien cómoda. En cuanto a tus piernas colócalas haciendo un ángulo de 90 grados. Acto seguido comienza a balancear tu cuerpo de un lado a otro.

como hacer ejercicio con esfera

Otro tipo de ejercicio también muy recomendable consiste en tumbarte sobre una colchoneta y poner las piernas sobre la pelota. Es importante que estires bien tus piernas. Entonces será el momento de que te vuelvas a balancear, ya de un lado a otro o empujando y atrayendo la pelota.

Por último, cómo no, no  podemos olvidarnos de esta postura que también es muy recomendable. Colócate de rodillas y abraza la pelota con tus brazos. Cuando cojas aire estira, pon tu espalda recta y al expulsar el aire vuelve a la posición inicial. Te ayudará a restar presión de la zona lumbar.

Sin duda, es importante que te mantengas en forma y este ejercicio puede ayudarte a estarlo y a preparar tu cuerpo tanto para el parto como durante los meses de embarazo.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.