Cómo saber si tu hijo está deshidratado

Cómo saber si tu hijo está deshidratado depende de su edad, porque no se deshidratan igual los bebés que los niños un poco más grandes. Varían tanto los síntomas como las causas por las que se produce dicha deshidratación.

Cómo saber si tu hijo está deshidratado depende de su edad, porque no se deshidratan igual los bebés que los niños un poco más grandes. Varían tanto los síntomas como las causas por las que se produce dicha deshidratación.Si tienes un bebé para saber si tu hijo está deshidratado debes observarle la fontanela. Tenerla hundida es síntoma de deshidratación. También puede que esté falto de líquido si tiene la boca seca o pastosa, los ojos hundidos o moja menos de seis pañales al día. Hay quien dice que si al llorar no produce lágrimas también es síntoma de deshidratación, pero mi hija nunca tuvo este problema y he tardado mucho en verle caer su primer lágrima… La verdad es que nunca lo he consultado con el pediatra. Los bebés que se alimentan de pecho pueden deshidratarse con más facilidad si no succionan bien, lo que puede conllevar una pérdida de peso, que el bebé haga menos deposiciones, que esté más llorón de lo normal, que tenga más sueño del debido… En realidad hay muchos signos que avisan para saber si tu hijo está deshidratado.

En los niños algo más mayores también disminuye el número de pipís al día y, además, los que hacen son más oscuros de lo habitual y desprenden un olor muy fuerte. Además, puede que esta deshidratación se vea reflejada también en la piel. Si le pellizcas (despacito, claro está) y el pliegue sigue formado cuando sueltas, puede ser que tu hijo esté deshidratado. Este estado no es agradable, así que seguro que si tu peque está deshidratado estará más llorón e irritable de lo normal. No se lo tengas en cuenta.

¿Pero cómo se puede solucionar esta deshidratación? Lo mejor es llevar al niño o al bebé a urgencias para que le restablezcan con suero oral o por vía venosa, si hiciera falta.

Cómo saber si tu hijo está deshidratado depende de su edad, porque no se deshidratan igual los bebés que los niños un poco más grandes. Varían tanto los síntomas como las causas por las que se produce dicha deshidratación.Para prevenirlo, no te olvides de ofrecer agua a tu hijo a menudo. Si no sabe pedírtela, estará a expensas de que tú le des. Pero ojo, no vayas a llenarle la barriga de líquido y mucho menos antes de comer, o tu peque no probará bocado.

Durante los seis primeros meses de vida, si le das el pecho,no es necesario que le ofrezcas agua. Aunque hay algunos médicos que dicen que sí. Cada maestrillo tiene su librillo…

Y en cuanto a las causas que provocan la deshidratación destacan las diarrreas, los vómitos, la fiebre, el calor o el no beber suficiente líquido.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Google +… Gracias :-)

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.