Conciliar Trabajo cuando el tiempo con tu hijo se “come” tu tiempo de trabajo

Conciliar trabajo con las necesidades del bebé a veces es un poquito difícil.

A fuerza de acostarle cada noche casi a la misma hora y despertarle para ir a la guardería también con la misma regularidad, nuestro hijo de siete meses ya ha interiorizado sus “tiempos” y muchos días le encontramos despierto cuando nos tocaba levantarle.

Hoy ha sido uno de esos días en los que conciliar trabajo se ha convertido en una barrera de obstáculos.

conciliar

Aunque en este caso no sólo la automatización sino la enorme cantidad de mocos que tenía y que le provocaban incómodas toses, ha sido la causa de su despertar.

Y han sido esos mocos, esas toses, las que han hecho que regurgitara dos veces (echando toda la leche tomada en las dos tomas previas), que se pusiera a caldo la camiseta y el body, las dos veces, y que hayamos empleado más de una hora entre cambio de ropa, limpieza, tomas…

Para más inri, en uno de los cambios nos hemos encontrado con un “regalito” en el pañal que, por los constantes movimientos de este niño, hemos tenido que limpiar en un par de ocasiones de sus propias manos, dada su manía de tocarlo todo.

Como consecuencia de todo esto, le hemos dejado en la guardería unos tres cuarto de hora más tarde de lo habitual y, lógicamente, hemos llegado otro tanto tarde al trabajo. Por fortuna en este caso, mi mujer y yo trabajamos en la misma empresa y hemos llegado a la par.

mujer trabajadora

Además,  conciliar trabajo con nuestra empresa es más fácil, tiene flexibilidad en las horas de entrada y salida y muestra cierto respeto por la conciliación de las vidas profesionales y personales.

Pero, sabiendo como sabemos que la mayoría de las empresas en España no sólo no tienen mayoritariamente estos sistemas de conciliación sino que, más al contrario, ponen muchas pegas ante cualquier problema o situación que desvíe al trabajador de su obligación con su empleador, me pregunto, ¿cómo lo hace la gente? ¡Y normalmente cada padre trabajando en un sitio que pueden estar en puntas opuestas de la ciudad!

¿Cómo se puede hacer para poder compaginar un hijo que enferme con frecuencia (y aquellos que van a guardería, vamos, casi todos,  tienen muchas papeleteas para sufrirlo) con no faltar al trabajo o retrasarse lo menos posible? ¿Qué hacer cuando se te acaban los días de vacaciones que te puedes ver obligado a coger? Y, ¿cómo casan todas estas trabas con las invitaciones de las autoridades para que no decaiga la natalidad? ¿O es que se piensan que tener un hijo es como tener un florero, que se deja en un rincón y no molesta?

maternidad y trabajo

Me hubiera gustado que este post tuviera algún mensaje que pudiera servir de ayuda pero, lo siento, sólo me ha salido un texto mezcla de lamento y reclamación. En fin, no va a ser todo color de rosa…

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.