Costra láctea del bebé: ¿Qué es realmente y porqué aparece?

En algún artículo anterior, hablaba sobre las muchas nuevas palabras o tecnicismos que, cuando tu bebé llega al mundo, empezarás a escuchar; es el caso, por ejemplo, de la llamada costra láctea. Por eso, en este artículo vamos a profundizar en qué consiste, así como en las causas que provoca su aparición.

costra láctea del bebé

En primer lugar, se trata de una inflamación de la piel del cuero cabelludo de tu pequeño. Esta inflamación de la epidermis se traduce en la aparición de unas escamas que pueden mostrar diversos colores, siendo desde amarillas, con un aspecto más blanquecino e incluso grises. También se caracterizan por estar adheridas al cuero cabelludo y no de una forma leve, es decir, al rozarlas no se desharán fácilmente, ya que están fuertemente aferradas a la piel del niño.

costra láctea, aceite de oliva En definitiva, dicha costra láctea, se trata de un tipo específico de dermatitis seborreica, un problema o alteración de la piel que se manifiesta en aquellas zonas en las que la cantidad de glándulas sebáceas es superior. Lo más frecuente es que aparezcan al comienzo de la vida del bebé, en sus primeras semanas y pueden desaparecer en torno al mes, aunque depende de cada caso. Aun así, según afirman los especialistas, este trastorno suele remitir o desaparecer totalmente en torno a los tres años. Aunque lo más normal, es que esté en el cuero cabelludo, también puede hacer su aparición en otras partes de su cuerpo, tales como la frente, en las cejas, alrededor de su boquita y en zonas con pliegues. Suele ser muy frecuente también en la zona de las orejas, especialmente por detrás. También cabe destacar que su apariencia es grasienta, dato importante, para que puedas identificarla cuando la veas en la piel de tu pequeño.

Las causas de la aparición de la costra láctea, a pesar de su nombre no se deben ni a la leche materna ni a ningún motivo relacionado con la alimentación.

costra láctea, consejos

Y es que, en la mayoría de los casos se debe a motivos hereditarios, es decir, que pasa de padres a hijos, aunque también es cierto que, como antes comenté, un aumento de producción de dichas glándulas puede provocar su aparición y también cuando haya una mayor cantidad de algunos microorganismos que suelen estar por la piel, por ejemplo una levadura a la que se denomina Malessezia. Este incremento se manifestará de este modo. Asimismo, cabe destacar que no es un problema de tipo alérgico.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.