Cuando los bebés empiezan a imitarlo todo

Hemos tenido que esperar cuando nuestro niño ha cumplido un año para empezar a ver que lo imita todo de manera inmediata y consciente de lo que hace.

cuando los bebes imitan

El otro día, tuve que acarrear una mesa muy pesada que compramos. Como no tenía ayuda para moverla, ya que mi mujer estaba al cuidado del pequeño, eran evidentes mis esfuerzos y mis resoplidos y buzidos daban prueba de ello. Lo curioso fue cuando vimos cómo nuestro hijo, mientras me miraba fijamente, se estiraba, se ponía colorado y emitía los mismos sonidos que producía yo en el traslado de la mesa, ¡como si me estuviera ayudando él mismo!.

cuando imitan los bebés

No ha sido la  única ocasión que nos hemos dado cuenta de sus dotes de imitación. Tiene en casa una piscina hinchable pequeña repleta de bolas de colores con las que juega. Su deporte favorito es ir gateando como una bala hacia ella, agarrar la piscina y volcarla para que todas las bolas se esparzan por la habitación.Pero cuando, por primera vez, acompañamos su acción con una expresión tipo “¡Madre mía, qué ha hecho el niño!”, llevándonos las dos manos a la cabeza en señal de asombro, y le vimos hacer exactamente lo mismo (incluso con la boca en forma de O, como si hasta él estuviese sorprendido), con sus dos manitas a cada lado de la cara, no pudimos evitar echarnos a reír.

Por supuesto, cuando lo hace nos mira para ver nuestra reacción.

También le gusta verme cepillarme los dientes, mientras le tengo en mis brazos y cuando lo hago y le dejo su propio cepillo de dientes para bebés, él se lo mete en la boca y lo mueve (con la torpeza típica de la inexperiencia, pero lo mueve).

En otra ocasión, con una mesa de actividades recién estrenada que contiene un teléfono, nos dejó boquiabiertos cuando, al sonar el timbre de llamada del teléfono, lo cogió y se lo llevó a la oreja. ¡Y esto no se lo hemos enseñado, lo hizo de tanto vernos hacerlo!

cuando imitan los bebés

Por todo esto, adquiere más lógica aún que le diga a mi suegro que se controle con los tacos o a mi suegra que no le diga que le llame tonto al abuelo porque ahora imita gestos pero pronto imitará palabras y no es bueno que vaya enviciándose con las malas costumbres de sus mayores. Las palabras más altas que otras o los malos gestos deben ser también evitados porque, como hemos dicho ya muchas veces, aprenden por imitación y aunque hemos tenido que esperar doce meses para verlo claramente, todos acaban haciéndolo.

Por tanto, padres del mundo, cuidado con lo que hagáis y digáis, ya que vuestros hijos acabarán por imitarlo todo.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.