¿Cuándo pasar a mi hijo a la silla de paseo?

Tenemos cochecito y silla de paseo y a sus casi dos años, mi hija aún no ha estrenado la segunda, que continúa en el trastero a la espera de que decidamos dar el paso.

Ella ya camina y corre sin dificultad, pero en ocasiones necesitamos contar con un medio de transporte que nos permita recorrer una cierta distancia a paso rápido, sin detenernos en bordillos, tiendas, bancos, escaparates o en cualquier oto lugar susceptible de ser contemplado o sentarse un rato. En muchas ocasiones optamos por la mochila portabebés, pero en verano la descarto completamente por el calor que pasamos, tanto el porteador como el porteado. ;)

Últimamente me he dado cuenta de que quizá habría que dar una oportunidad a la silla de paseo que espera resignada entre ropa que ya no usamos, bicicletas, bañeras hinchables y mesas de camping. ¿Por qué? Por 3 razones fundamentales:

Silla de paseo

Mi hija ya no cabe en la silla del cochecito

Las piernas le sobresalen un poco, la cabeza lo mismo. Creo que se siente encajonada, aunque ella va la mar de feliz contemplando el mundo desde otro punto de vista. Además, cuando está cansada le viene de maravilla contar con un medio de transporte que no se queje cuando quiere subirse: pesa más y mi espalda comienza a resentirse cada vez que me persigue con los brazos en alto diciendo “mamá”. Quizá en la silla de paseo iría más cómoda, creo yo.

Necesitamos una silla más ligera

Las sillas de paseo son más ligeras que las que vienen en el cochecito de tres piezas, que es lo que solemos comprar todos los padres.

Y la ligereza viene de perlas para subir y bajar bordillos, entrar en tiendas y empujarla, en definitiva.

Que ocupe menos espacio

Nuestra casa es pequeña y como mi hija ya cuenta con su propia habitación, donde juega y espero que duerma algún día, ya no podemos dejar ahí el cochecito, que está en medio de otra estancia ocupando muchísimo espacio. La silla de paseo podríamos acoplarla en algún otro lugar sin que estorbe para pasar.

Por otro lado, también está el tema maletero: el cochecito sigue ocupando mucho al plegarlo. En cambio, si vamos a pasar el día fuera de casa y necesitamos llevar algo para que ella se eche la siesta, la silla de paseo sería una buena opción.

Le daremos una oportunidad a la silla de paseo

Así que, sí: le ha llegado el turno a la silla de paseo. Guardaremos el cochecito por si en un futuro nos vuelve a hacer falta. Nos ha dado un servicio estupendo el Living Smart de Chicco. ;)

¿Tu hijo usó silla de paseo?

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Compras y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.