¿De qué color tendrá los ojos mi bebé?

De siempre se ha dicho que todos los bebés nacen con los ojos claros, y los mantienen en una tonalidad como azul grisácea mientras dura la lactancia materna. Lo cual no quiere decir que en el futuro vayan a tener los ojos de ese color, y mucho menos que la leche materna sea la que dé ese color azulado a los ojos. Lo que ocurre es que cuando nacen, los bebés no tienen maduras las células que producen melanina, la sustancia responsable de dar color a la piel, el pelo y los ojos. Estas células, por lo tanto, fabrican poco pigmento y esto se traduce en esta falta de color definido.

Sin embargo, según va creciendo el bebé y las células se van desarrollando, el color de los ojos se va definiendo. Normalmente, suele ser sobre los seis meses cuando los ojos de los niños adquieren su color definitivo. Pero no es una regla exacta, ya que existen muchos bebés que siguen sufriendo cambios en la pigmentación de sus ojos hasta pasado el primer año de vida.

nene con gorrito

El color definitivo viene determinado por la genética y gracias a las tres leyes de Mendel (de la uniformidad, de la segregación y de la recombinación independiente de los factores) podemos explicar y predecir cómo serán los caracteres físicos (fenotipo) de los nuevos individuos. Osea, que podríamos predecir el color de los ojos de nuestro hijo. Aunque como siempre hay excepciones, es muy complicado acertar.

He leído que hay una teoría sobre la herencia del color de ojos que dice que si ambos padres tienen ojos de color claro, no es posible que los ojos de sus hijos sean de un color más oscuro que el de ellos. Pero no sé yo hasta que punto es verdad.

Lo que sí está claro es que los genes son los que deciden y que los colores oscuros son genes dominantes, mientras que los colores claros son los recesivos. A partir de ahí, podemos ir jugando con la combinatoria para intentar descifrar el color de ojos de nuestro hijo.

Al final, la genética es caprichosa, por lo que resulta muy complicado dilucidar el color exacto de los ojos de un bebé.

Pero por si os hace gracia, he encontrado una página web en la que hay una “calculadora de color de ojos de bebés”. En ella podemos realizar un cálculo aproximado de porcentajes sobre la probabilidad de que nuestros hijos nazcan con los ojos marrones, azules o verdes, teniendo en cuenta el color de los ojos de algunos familiares nuestros. Evidentemente el resultado no es fiable al cien por cien, pero a mí me parece cuanto menos curioso.

calculadora color ojos

Este es el resultado que me sale a mí. Con la de veces que hemos hablado nosotros durante el embarazo sobre el color de ojos que iba a tener nuestra hija. Toda la familia ha hecho memoria buscando familiares de ojos claros de los que la peque pudiera heredar el color de los ojos. Y ahora cada uno se los ve de un color. Olga, una amiga de la familia, dice que los tiene azules como el cielo; yo siempre se los he visto verdosos, y su padre dice que la niña tiene los ojos del color del cielo de tormenta, en un tono grisáceo. Conclusión: debe ser que nuestra hija aún no tiene desarrolladas las células productoras de melanina por completo. Por eso los ojos se le van viendo de diferentes colores según pasa el tiempo y según le dé la luz y tiene el pelo cada vez más rubio.

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés. Guarda el enlace permanente.