Desarrollo de la autonomia en mi hijo de año y medio

desarrollo de la autonomía Supongo que será normal en su desarrollo, pero ha sido cumplir el año y medio y mi hijo no quiere ayuda prácticamente para nada.

Esta misma tarde, nos ha pedido agua. Le he acercado el biberón y se lo estaba sujetando sólo para que abriera la boca y chupara pero ha emitido un gruñido de desaprobación, con su mano me ha hecho ademán para que me retirara, que le dejara a él coger el biberón y una vez que le he dejado solo, ha cogido el bibe con las dos manos, lo ha “empinado” y ha bebido tranquilamente.

No es la primera vez que nos lo hace ni tampoco lo hace sólo con el agua.

Si está cenando, por ejemplo, además del plato “principal” del que su madre le da la comida, él tiene que tener justo delante (que él lo tenga controlado) otro plato más pequeño pero también con comida que pueda ir cogiendo con su propia cuchara. Es la forma en que alterna cucharada suya con cucharada de mi mujer.desarrollo comportamiento

También hemos observado que muchas veces, cuando tratamos de echarle una mano si quiere hacer una torre con las piezas encajables que tiene, no deja que le ayudemos. Se enfada, de hecho, si insistimos mucho en hacerlo. Pero no sólo no quiere que se lo hagamos nosotros, tampoco le hace gracia que le dirijamos, cogiéndole de la mano para indicarle lo que tiene que hacer, qué piezas tiene que meter en qué otras y cómo.

desarrollo del bebé

También intenta él solo ponerse los calcetines y los zapatos. Esto sí que le frustra y se le nota. Porque el resto de cosas (beber, comer, jugar por sí solo) mejor o peor consigue hacerlas. Pero es que las labores de vestirse todavía no puede ni acercarse a hacerlas (como es lógico) y se ve que no entiende por qué no puede y se mosquea.

Supongo que es una etapa más en su desarrollo, no quiere ayuda, se empieza a ver con posibilidades de ser independiente pero, a la vez, experimenta sus primeras decepciones en la vida cuando lo logra sus objetivos o cuando no los consigue tan pronto como él quiere.

Hay que tener paciencia con él, dejar que se “equivoque” el solo pero hablarle sobre los errores y los fracasos en las cosas que hacemos en la vida como algo normal que hay que afrontar del mejor modo posible: intentándolo de nuevo.

Si encuentras interesante esta información, compártela con otros padres a través de tu Red Social Favorita Facebook, Twitter, Google +… Gracias :-)  

 

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.