El baño en las diferentes etapas del bebé

Si pensáis que el baño de vuestro bebé requerirá pocas cosas, estáis muy equivocados. En realidad, cualquier actividad que uno se plantee hacer con un niño conlleva una serie de cachivaches y complementos como para poner una tienda. Aunque para tienda, ya tenemos a Baby Moon, tranquilos.

el baño y sus accesorios

Pues bien, a la hora del baño, hay comunes y otras que van a tenerse que cambiar a la misma velocidad que crece vuestro hijo.

Un regalo fantástico para unos recién estrenados padres es una de esas bañeras portátiles con cambiador. Permite desvestir, bañar y vestir al niño sin esfuerzo en el mismo sitio. Además, suelen tener sus compartimentos para dejar los botes de champú, de leche corporal, las pomadas que haya que ponerle, etc. y los múltiples juguetitos acuáticos que os demandará el pequeño.

También existen esas bañeras-cambiador formando parte de un mueble tipo cómoda, con cajones (en lugar de la bandeja que suele llevar la bañera portátil), que sirven para “bañar y guardar la ropa”. Es útil desde el punto de vista del almacenaje de todo lo necesario para el baño (ya hemos hablado de los jabones y cremas pero hay que contar con toalla, ropa de cambio, pañales, toallitas, peine, cepillo, etc.) aunque es menos versátil que la bañera-cambiador portátil.

el baño y sus accesorios

Por lo general, estas bañeras, portátiles o no, tienen interiormente forma de “sillón” donde el niño se puede sentar, estar recogido y reducir riesgos de resbalones (¡¡Aunque no haya que dejar nunca sin atención en el baño a un niño!!!). Pero acaban haciéndose pequeñas, a medida que el pequeño deja de serlo tanto.

En estos casos, como nos pasa a nosotros desde hace un par de meses, tiramos de la bañera de casa. Tenemos el mismo “sillón” de las bañeras portátiles pero que se pega con ventosas en la bañera para que el niño pueda estar en esa posición entre sentado y tumbado y, además, algo muy útil, especialmente para la economía doméstica: una barrera para la bañera. Consiste en una plancha de plástico semirrígida que se adapta a la bañera, se “pega” a las paredes y el suelo y permite reducir el espacio de la bañera para, primero, tener al niño en un espacio más controlable y, segundo, tener que verter menos agua (de ahí lo de la “economía doméstica”). Os lo aseguro, muy, muy útil.

el baño del bebé

Del resto de complementos, yo no olvidaría los muñecos que se pueden meter en el agua y que harán las delicias de vuestro bebé en, posiblemente, uno de sus mejores momentos.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.