El gateo y sus variantes en los pequeñines

Todos los padres esperan con gran ilusión que su pequeño siga creciendo para disfrutar de cada uno de sus avances, en este caso, el gateo. Por ello, cuando el niño empieza a gatear, es toda una sorpresa para sus progenitores, y tienen la ilusión de que en breve, su niño empiece a caminar.

el gateo y sus variantes

De este modo, lo habitual es que los bebés empiecen el gateo aproximadamente cuando cumplan los seis o siete meses. Será el momento en el que ya pueda sentarse sin necesidad de apoyo, que pueda mantenerse sin soporte. Poco a poco, comenzará a gatear e irá tomando fuerza en sus brazos y piernecitas, por lo que normalmente cuando el pequeño cumple el año si no camina aún, ya sí que gateará perfectamente.

Centrándonos en el gesto en sí del gateo, en este punto, me gustaría hacer un inciso, ya que, solemos tener la imagen de un pequeño coordinando manos y piernas perfectamente al hablar de gateo. Este es el más común o típico. En éste, cuando el pequeño avanza la mano derecha, mueve hace adelante la rodilla izquierda. Es decir, va combinando brazo y pierna contraria, lo que requiere una gran coordinación.

el gateo y los bebés

Aun así, no siempre es así. En otros casos, puede que controlen el movimiento de los brazos, pero arrastren el resto de su cuerpo, es decir, no coloquen las rodillas como en el caso anterior. No han logrado poner aún sus piernecitas o colocar las rodillas arqueadas. Sin embargo, este tipo de gateo, puede tener alguna variante, ya que, a veces, son capaces de apoyar una rodilla y arrastrar la otra pierna. Papás y mamás, no os asustéis, ya que, es totalmente normal, cada pequeño tiene su ritmo y sus particularidades.

comienzo del gateo en bebés

En otros casos, puede que incluso sentado, avance por la habitación. Es como si se arrastrara pero se apoya en las palmas de las manos para ir avanzando y también se impulsa flexionando las piernas. Es como si diera saltitos con el culito para seguir adelante. Continuando con las diferentes formas de gateo, especialmente cuando ya vaya a alcanzar el año, puede que el pequeño apoye las manos y los pies, pero flexione sus muslitos.

El siguiente paso después del gateo, será comenzar a caminar.

Por otro lado, para favorecer que el pequeño gatee, puedes colocar algunos de sus juguetes a distancias prudentes para que se mueva y los alcance. Fijaros en que no haya objetos con los que pueda hacerse daño en mitad de su camino, despejad la zona e incluso puede ser buena idea colocar alguna alfombra para que se mueva libremente.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.