El niño: el reconocimiento de las cosas y personas

Los padres, en especial los que somos primerizos, debemos armarnos de paciencia porque no estamos acostumbrados a hablarle a el niño sabiendo que es un libro en blanco y que, desde el principio, no nos entiende nada de los que le decimos.

el niño reconoce su entorno

Cuando, poco a poco, va identificando órdenes (sabe cuándo NO tiene que hacer una cosa, por ejemplo; los padres identificaréis ese momento porque vuestro hijo hará SIEMPRE exactamente lo contrario de lo que debe hacer… señal de que lo entiende) el orgullo se va apoderando de uno.

el niño y reconocer su alrededor

Y no sólo el orgullo. Lo cierto es que nos damos cuenta que lo que uno siembra al final, con el tiempo, acaba dando sus frutos.

Ya he contado la primera palabra que ha dicho, “agua” (bueno “abua” en realidad pero se entiende el desliz) a base de repetirle hasta la saciedad un elemento tan cotidiano para él. Ahora ya lo pide no sólo señalando el biberón sino nombrándolo.

Pero últimamente (el niño está a diez días de cumplir diecisiete meses) nos llama a su madre y a mí usando coherentemente los términos “mamá” y “papá” (antes los usaba indistintamente para uno y para otro) y, lo que resulta más curioso y más prometedor a la vez, es que reconoce a personas y a cosas.

Ya lo hacía cuando le nombrábamos términos como “escoba” o “escaleras” que son cosas que le vuelven loco y precisamente por ese gusto que él tiene por ellas creíamos que era su motivación especial para haberlas incorporado a su entendimiento.

Pero es que esta mañana, su madre estaba jugando con él con un desmontable que contenía cosas tan dispares como una luna, una casa, un mono, un pájaro y un corazón. Ya medida que ella le nombraba las cosas, él las señalaba sin equivocarse ni una vez.

el niño y el reconocimiento de su entorno

Y, más aún, su abuelo le enseñó una foto en la que estábamos varios de nosotros y según mi suegro le decía quién eran mamá, papá, el abuelo, la abuela él los señalaba en la foto sin vacilar.

Y esto no significa sólo que nos conoce, que también, sino que asimila conceptos, palabras, términos y ya los empieza a emplear de un modo coherente. Sigue creciendo… ¡¡¡y a qué ritmo!!!

 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.