El Primer Diente de nuestro Retoño

Su primer diente, ya se le ve, bueno si se deja.

Para nosotros el momento en que empezamos a ver el primer diente de nuestro retoño fue todo un acontecimiento. Y eso que es realmente difícil, porque lo esconde debajo de la lengua como si fuera ¡su tesooooroooo!

primer diente

El pobre nos miraba alucinado porque no hacíamos más que dar saltos y gritarte “¡Tu primer diente, tu primer diente!”, como si nos entendiera.

Lo cierto es que llevaba un tiempo metiéndose mucho el puño en la boca y babeando en abundancia, síntomas del comienzo de la dentición y aunque el pediatra nos había dicho al verle con cuatro meses que le faltaban aún unos cuantos para que le saliera un diente, el caso es que apareció el primero con cinco meses escasos y el segundo casi enseguida.

primer

Por supuesto, son los incisivos. Primeros salen los incisivos porque son los que necesitan para las primeras comidas, más blandas. Los caninos, molares y premolares, para los alimentos más sólidos y que necesitan más fuerza y contundencia, saldrán después, a medida que la alimentación se vaya adaptando a su ciclo de vida.

Entre los seis y los treinta meses aproximadamente les salen todos los dientes llamados “de leche” para caerse paulatinamente de los siete a los doce años, más o menos, y dejar paso a los definitivos.

Nuestro hijo, como todos los niños en su situación, buscaba alivio muchas veces con nuestros propios dedos mientras le cogíamos en brazos. Nos mordía las articulaciones del dedo y debía sentir que el malestar de las encías remitía.

primer diente

Al principio, sólo había que soportar la intensidad (soportable) de la mordida. Ahora que las palas son bien visibles, ¡cortan como cuchillas! Pero ahí hay que estar, soportando estoicamente el dolor (¡no hay dolor, no hay dolor!), va en el carné de padre.

Los mordedores también son útiles. Una buena idea es darles un mordedor mojado en agua o que ha pasado unos minutos en el frigorífico. Estará lo suficientemente fresco para que rebaje la molestia y la posible hinchazón de las encías.

No tienen por qué tener fiebre debido a la salida de los dientes. Si fuera así, la causa, muy probablemente, será otra y habrá que consultarlo con el pediatra.

Por otro lado, y esto es algo que ni me había planteado, hay que tener cierta higiene con los dientes de leche, aunque sean provisionales. Hay que evitar que se quede dormido con el biberón en la boca para que los restos de comida puedan provocar caries prematuras y limpiarle los dientes hasta el año con una gasa y con agua (que eliminará restos también) y desde el año con cepillos especiales.

primer diente de leche

Un buen cuidado y ¡a disfrutar de la maravillosa imagen de vuestro hijo sonriendo mostrando sus recién estrenados dientecitos!

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.