Embarazo semana a semana, de la 25 a la 27

El embarazo: semanas 25 a 27

Tu bebé y tú seguís quemando etapas.

El nene crece que se las pela y, de hecho, a partir de ahora hará haciendo acopio de una grasa que le será vital para su protegerse de cambios de temperatura y su supervivencia cuando salga al mundo exterior.

embarazo semana 25

Al final de estas semanas del embarazo llegará a medir casi treinta y siete centímetros y rondará el kilo de peso.

Se le va concretando el color de los ojos si bien no del todo ya que ciertos pigmentos necesitan de la luz para fijarse.

Además, su oído percibe los sonidos con mayor nitidez y tal vez en este momento del embarazo comience a afianzarse la relación madre-hijo ya que los sonidos del exterior y los de la madre le llegan por medios distintos (digamos que unos son sonidos “externos” y otros “internos”) y eso lo capta el pequeño.

Por otro lado, ya va haciendo pruebas de lo que tendrá que hacer cuando salga. Comienza a chuparse el dedo ya que tiene que experimentar qué es eso de succionar, lo que le será fundamental desde el primer segundo de su vida en el exterior.

Y también, durante estas semanas del embarazo, empieza a ejercitar los pulmones. Al fin y al cabo, hay que tenerlos en forma.

embarazo semana 26

Lo malo es que, al hacerlo, tragará líquido amniótico que tendrá que expulsar. Este es el motivo de que puedas empezar a percibir sus “hipos”.

En cuanto a ti, futura mamá, el peso ya empezará a hacer estragos. Son frecuentes en esta época del embarazo dolores de espalda, de pelvis, de piernas…

Para aliviarlos, conviene hacer ejercicio, aunque suave, de modo constante. Caminar es muy recomendable.

También es normal que deje de caerse el pelo y que, por el contrario, aparezca más vello corporal. De nuevo las hormonas en funcionamiento, qué le vamos a hacer. En este caso, son los andrógenos.

semana 27 embarazo

Una de las cosas más significativas de este periodo es que se suele realizar la prueba de la glucosa. Consiste en ingerir, totalmente en ayunas, un preparado con glucosa e ir haciendo análisis de sangre para comprobar el paso de la glucosa a la sangre o su correcta metabolización.

Esta prueba se hace para verificar que la madre no padece diabetes gestacional, es decir, se bloquea la labor de la insulina debido al embarazo y la glucosa se acumula en sangre. No hay que preocuparse pero sí seguir los consejos del médico para evitar que esta diabetes gestacional pueda convertirse en diabetes pasados unos años después del parto.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.