ESTILOS EDUCATIVOS

Ser padres es una oportunidad maravillosa que nos proporciona la naturaleza, pero es también un oficio, una profesión que tenemos que aprender. Por ello, requiere de un proceso de instrucción que nos va a suponer reflexión, adquisición de conocimientos teóricos y puesta en práctica de los mismos.

 

-  Los problemas con los hijos no son el resultado de ser “malos padres” ni de tener “malos hijos”. Sino que en la mayoría de los casos es el resultado de un enfoque inadecuado en el que la individualidad de cada niño juega un papel muy relevante.

 

Teniendo en cuenta dicho enfoque, a lo largo de estos días iré planteando comentarios que atiendan a este respecto. Comenzando por los conceptos más generales para ir avanzando hacia los más específicos.

 

Uno de los conceptos iniciales de los que podemos partir es de

“Autoridad”  ¿qué significa, qué implica?

Se define como; El carácter o representación de una persona por su empleo, mérito o nacimiento.

En el caso de los padres y madres, son ellos los que representan este papel al fundar una familia, ya que les viene dado ser ellos los que ejerzan dicha función, (la autoridad).

El ejercicio de la autoridad, a menudo suele ser un papel complicado para los padres, porque en general nos suelen surgir dudas en cuanto a la intensidad. A veces, dudamos sobre si somos duros, blandos o sobre lo que puede ser mejor o peor para los niños. Es cierto que en torno a estas cuestiones hay mucha diversidad de opiniones y va mucho con la forma de ser de cada uno y de cada pareja. Sin embargo, sobre lo que sí hay acuerdo es que los niños necesitan un modelo válido de autoridad, y que las consecuencias sobre ellos suelen ser muy negativas cuando no se ejerce de forma adecuada.

 

Algunas consideraciones que podemos tener en cuenta para ganarnos ese reconocimiento son las siguientes:

 

 

Consensuar entre los que ejercen la autoridad (el padre y la madre) lo que se quiere conseguir. Una vez decidido, comunicárselo los dos, (o quién ejerza dicho papel) al resto de la familia o a los cuidadores.

Cumplir y hacer cumplir las normas marcadas.

  El ejercicio de la autoridad lleva implícito el hecho de poner límites y, dependiendo de cómo se pongan, podemos encontrar diferentes estilos de autoridad:

El estilo Permisivo o sobreprotector

El estilo autoritario

El estilo Cooperativo.

 

 

avatar

Acerca de Judit

Psicóloga
Esta entrada fue publicada en Educación. Guarda el enlace permanente.