Estrías en el embarazo. Remedios caseros para prevenirlas

Las estrías hacen su aparición en la mayoría de ocasiones durante el embarazo y, lo cierto es que estas antiestéticas marcas provocan quebraderos de cabeza a las futuras mamás.

estrias en el embarazo

De este modo, aunque lo más común es que te centres en hidratar, hidratar e hidratar bien tu piel, que está más reseca o tirante de lo habitual por el embarazo, también es cierto que, además de recurrir a cremas compradas en farmacias o establecimientos puedes encontrar en los remedios caseros una buena alternativa para ponerles freno.

En primer lugar, paso a detallar cómo preparar un eficaz ungüento que puede ayudarte a reducirlas. Para ello, es necesario añadir las cáscaras de cinco remolachas que sean moradas, así como las de cinco duraznos y el centro o corazón de una rica zanahoria. Mézclalo todo con la licuadora y aplica sobre las estrías.

Es importante que lo hagas sobre las estrías que están blancas, ya que, según dicen, los efectos son mayores.

 

La zanahoria también puede formar parte de otros remedios caseros con este fin. De hecho, si rallas dos y les añades leche de almendras, especialmente hidratante y muy recomendable, se formará una pasta o cataplasma ideal para prevenirlas o combatirlas. Será entonces el momento de que la apliques en aquellas zonas donde estén o vayan apareciendo las estrías.

mascarilla de zanahorias para estrías

En el caso de que estés notando que aumentan a marchas aceleradas estas marcas en tus senos, te indico otro truco más específico para esta zona del cuerpo. Necesitarás media corteza de limón y una yema de huevo. Tritura la corteza y al resultado añade el huevo. Es importante que lo mezcles todo bien y que a continuación lo coloques en tus pechos, dejando esta mezcla unos minutos.

estrías en la barriga durante el embarazo

La uva también tiene propiedades que te ayudarán en esta cruzada contra las estrías. Para ello, también puedes crear una especie de mascarilla usando la pulpa de esta fruta sobre las zonas que creas que es necesario. Déjala no más de media hora, retírala después y, como en los anteriores casos, limpia luego bien la zona.

Por último, sólo me gustaría hacer hincapié en que, con los cambios que sufre la piel en este periodo, será interesante que controles la reacción de la misma cuando te apliques cremas o remedios caseros e incluso que se lo consultes a tu especialista. Tu cuerpo estará más sensible o “especial” de lo que suele ser habitual.

Si encuentras interesante esta información, compártela con otros padres a través de tu Red Social Favorita Facebook, Twitter, Google + Gracias :-)  

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.