EVALUACIÓN DEL RECIÉN NACIDO (Segunda Parte)

Test de Prechtl

En comentarios anteriores, hablábamos sobre el examen de Apgar. Dicha prueba, como comenté es una prueba muy útil que se le aplica al bebé nada más nacer en varias ocasiones, sin embargo, la información que nos da es limitada.

Hay otra prueba que nos aporta mucha más información que es un examen general del funcionamiento neurológico. Dicho examen se llama Test de Prechtl.  Esta prueba incluye elementos similares a los del Apgar, pero también evalúa la capacidad de respuesta del bebé, los movimientos y temblores espontáneos, las expresiones faciales, el tono muscular, las reacciones ante una serie determinada de posturas y aproximadamente 15 reflejos. Consta de 42 ítems y que se valoran siguiendo un criterio dicotómico, es decir estado óptimo o no óptimo.

La escala Neonatal de Brazelton

Esta escala es la más amplia de todas, fue creada por Terry Brazelton en el año 1973. Dicho autor parte de la idea de que los recién nacidos, a pesar de parecer  frágiles e indefensos, son competentes y activos, capaces de responder ante los estímulos de su entorno.  Además este autor destaca el valor predictivo de la evaluación cualitativa de sus respuestas conductuales.

La escala neonatal de Brazelton no tiene nada que ver con el examen de Apgar, ya que esta hace una evaluación más cualitativa de las conductas.  Los evaluadores observan a los bebés en diferentes estados de alerta con el fin de obtener un juicio sobre el estilo y el temperamento del bebé. Una característica muy importante de esta prueba es que evalúa la capacidad del pequeño para habituarse (cuando un estímulo se repite varias veces, la respuesta refleja que da el pequeño disminuye o desaparece.

Ejemplo; si el niño está dormido y continuamente oye el sonido de sonajero, probablemente la primera vez que lo escuche, se despierte o se sobresalte, pero si ese sonido se mantiene durante un tiempo probablemente el bebé continúe dormido)

La escala de Brazelton consta de una serie de ítems que se agrupan en 4 categorías: atención y  respuesta social, tono muscular y movimiento físico, control de la alerta y respuesta fisiológica a la tensión.  La forma de aplicación es muy interactiva y se van alternando los ítems conductuales con los de reflejos, siendo la duración aproximada de 25 minutos. Los resultados no dan una puntuación única sino un perfil de la organización neoconductual del pequeño.

Tras la aplicación original de la escala y las posteriores investigaciones que se han realizado con la misma, se pudo demostrar que a los bebés les encantan los rostros humanos y además los prefieren frente a otros objetos inanimados, así como que reconocen la voz de sus madres casi desde el nacimiento.

También se ha demostrado que gracias al tipo de aplicación del test,  éste puede ayudar a los padres a profundizar en la relación con sus bebés. Ya que como comentaba es un test muy interactivo que permite a los padres conocer formas de respuesta, como por ejemplo; saber por qué llora su hijo, cómo responde ante determinados estímulos, cuáles son sus capacidades.

Y cómo ya planteamos el apego no es sólo poner el bebé en el pecho de la madre, sino que el apego seguro es responder a tiempo a las señales que nos hace el bebé;

si llora, saber por qué llora,

si es sensible a ciertos estímulos, protegerlo…

avatar

Acerca de Judit

Psicóloga
Esta entrada fue publicada en Bebés, Post Parto. Guarda el enlace permanente.