Intolerancia a la lactosa : sintomas típicos en los pequeños

Hay una cosa que no todo el mundo tiene claro: no es lo mismo la intolerancia a la lactosa que la alergia a la proteína de la leche.

La lactosa es un disacárido formado por glucosa y galactosa que, por regla general, en el organismo se encuentra con una enzima producida en el intestino delgado, la lactasa (normalmente acaban en –asa las enzimas encargadas de romper otras moléculas, azúcares en este caso, pero con la misma raíz que el producto que rompen) que la separa en sus partes haciendo viable la asimilación por el organismo tanto de la glucosa como de la galactosa.

intolerancia a la lactosa Si la producción de esta enzima es deficiente o nula, la lactosa no se rompe, no la absorbe el organismo y pasa al intestino grueso donde las flora bacteriana la descomponen en hidrógeno, dióxido de carbono, metano y unos ácidos grasos que son los causantes de los síntomas típicos de la intolerancia a la lactosa.

Estos síntomas de intolerancia a la lactosa son bastante variados :

Van desde dolor abdominal con hinchazón y distensión en el abdomen a gases, náuseas, diarreas, vómitos. Todos esos son síntomas intestinales o directamente relacionados con el intestino pero, colateralmente, se pueden producir otros tales como cansancio, dolores en las extremidades, problemas en la piel, alteraciones del sueño, nerviosismo.

intolerancia a lactosaintolerancia a la lactosa

Existen factores genéticos que pueden provocar esta intolerancia a la lactosa sencillamente porque se reduce hasta eliminarse la producción de lactasa por el propio cuerpo. Esto se suele dar en individuos adultos, es irreversible pero no resulta peligroso. Tan solo hay que cuidar la ingesta de alimentos libres de lactosa.

En el caso de los bebés, es la madre la que, mediante la leche materna o la leche de fórmula apropiada le irá proporcionando las dosis paulatinamente mayores de lactosa que harán que el organismo del pequeño produzca cada vez más la enzima lactasa y no se origine la enfermedad.

intolerancia en niños a la lactosa

La leche materna se va cargando progresivamente de lactosa para hacer de la ingesta progresiva algo natural. Otro ejemplo más de la sabiduría de la Naturaleza. El problema de la intolerancia a la lactosa es que, al dejar de consumir leche y derivados de la leche con lactosa, dejaríamos de tomar otros componentes básicos que también tiene la leche como el calcio, la vitamina D, la riboflavina y las proteínas. Afortunadamente, existen muchos otros alimentos en los que la presencia de estos elementos es también importante y que os serán indicados por vuestro pediatra en caso de que se haya detectado este tipo de intolerancia en vuestro pequeño.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.