La elasticidad de los niños cuando son pequeños

Pasan los meses y mi hijo de casi año y medio (los cumple en seis días) sigue sorprendiéndome con sus demostraciones de la elasticidad que tiene.

la elasticidad de los niños

Cuando tenía apenas cinco meses y empezaba a moverse por sí solo (arrastrándose en plan comando, comenzando a gatear) pero sobre todo algo después cuando ya se sentaba solo, solía coger unas posturas insólitas, con una pierna totalmente estirada hacia delante y la otra completamente doblada hacia atrás, incluso sentándose sobre ella.

Mi hijo ahora no es que ande, es que corre, brinca, salta… vamos, bastante lejos de la movilidad reducida que tenía hace meses.

Sin embargo, la elasticidad la sigue conservando.

Ayer por la tarde, andaba haciendo el “cabra” subiéndose a lo primero que pillaba cerca, cuando, al bajar al suelo, se dobló un tobillo, cayó y se quedó sentado en la misma postura imposible que él hacía a propósito hacia un año aproximadamente. Esa caída, con su torcedura inicial y su postura antinatural después, en mí, en cualquier adulto, supondría un esguince de tobillo y, muy posiblemente, algún día que otro de baja.

No obstante, él, tan pancho. Ni se quejó. Se tomó algo de tiempo y se puso de pie para seguir con sus cabriolas.

la elasticidad de los niños

Otro detalle que nos hace comprender que no ha perdido todavía esa posibilidad de estirarse, doblarse, elongarse casi sin límites es algo que todos hemos visto y, seguro, nos hace mucha gracia, ¡¡¡cuando se comen sus propios pies!!! Mi hijo no sigue haciendo.

Esta capacidad que tienen los niños de estirarse sin sentir dolor es como si fuese un reservorio que tienen al nacer que, por desgracia, se va agotando y sólo se repone si se mantiene el nivel de ejercicio físico.

Prueba de que no es patrimonio de los bebés son las muestras de elasticidad, por ejemplo, de los/las gimnastas que a pesar de su edad realizan movimientos que parecen más propios de seres de goma, como los bebés.

Y eso se consigue manteniendo el nivel, el tono elástico de los músculos y las articulaciones.La elasticidad de los niños pequeños  Lamentablemente, sólo un pequeño porcentaje de la población mantiene el nivel de actividad física de unos gimnastas y esas reservas que tenemos desde que nacemos, se van agotando.

Así que, lo siento por mi hijo pero como siga mi camino acabará siendo tan rígido (muscularmente hablando) como su padre.
 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.