La Enfermedad Celíaca, ¿Cómo se trata?

El único tratamiento eficaz es mantener una dieta sin gluten durante toda la vida. La enfermedad no se cura, pero la dieta consigue que sus síntomas desaparezcan y disminuye el riesgo de que surjan otros problemas autoinmunes relacionados como la diabetes o la tiroiditis y algunos tipos de cáncer.

celiacos__cebada

Los celiacos no deben comer los cereales implicados en esta enfermedad: trigo, cebada, centeno, avena (existen dudas en cuanto a la importancia de la avena), pero sí pueden tomar otros cereales como el maíz o el arroz. Por otro lado, pueden consumir sin ningún problema leche y derivados naturales, carnes y pescados (sin rebozar), huevos, frutas, verduras, legumbres, patatas, soja, aceite y azúcar. En el caso de alimentos procesados o industriales, el gluten se utiliza con frecuencia como aditivo y por eso es preciso recurrir a certificados del tipo de “sin gluten” y por eso, cuando se es celiaco, es muy importante revisar siempre los envases para conocer los ingredientes y buscar productos con la certificación “sin gluten”.

La contaminación con pequeñas cantidades de gluten puede ser suficiente para reactivar la enfermedad. Esto obliga a ser cuidadosos a la hora de cocinar, utilizando recipientes y espacios separados para los platos que vayan a consumir los celiacos.

¿Hay asociaciones de personas con este problema?

Las asociaciones de celiacos ofrecen información muy valiosa sobre alimentos seguros para consumir y sobre el día a día en casa, la escuela, los viajes, etc.

¿Cómo se puede prevenir?

El momento de introducir cereales con gluten en la alimentación complementaria de los bebés es uno de los factores que influyen en la aparición de la enfermedad celiaca. Nunca debe hacerse antes de los 4 meses de edad, pero tampoco es recomendable hacerlo más allá de los 7 meses. Además, no es conveniente dar mucha cantidad desde el principio, sino introducirlos poco a poco.

La lactancia materna también tiene un efecto protector, mayor cuanto más prolongada sea. Lo ideal es que el bebé todavía reciba lactancia materna mientras se comienza a introducir el gluten en la dieta, por lo que los lactantes amamantados pueden comenzar a recibir gluten en pequeñas cantidades desde el inicio de la alimentación complementaria, hacia los 6 meses de edad.

Baby Being Fed

avatar

Acerca de Paloma

Enfermera Pediatría
Esta entrada fue publicada en Bebés, Salud. Guarda el enlace permanente.