La fórmula de la felicidad: factor positivo + variable BB + problemas

En uno de mis turnos intentando dormir al niño, quizás producto de la falta de sueño, del silencio de la noche o qué sé yo, me ha dado por pensar sobre la fórmula de la felicidad.

Incluso con bebés extremadamente buenos, como el nuestro, que nos acostumbran a los padres a pasar noches, al menos, decentes, siempre hay alguna excepción y esta pasada noche ha sido una de ellas. Al señorito le ha dado por mostrarse hiperactivo desde las tres y cuarto de la mañana hasta las cinco. Ha tenido suficiente energía para poder con los dos ya que tanto su madre como yo nos hemos tenido que turnar para intentar que se volviera a dormir.

la fórmula para ser feliz

Volviendo a la fórmula de la felicidad, he decidido que tenía que ser sencilla porque normalmente las leyes más complicadas las rigen fórmulas sencillas (ejemplo: la relatividad de Einstein).

Lo primero que me ha venido a la cabeza ha sido que, restando en la fórmula, como es normal, estaría las preocupaciones, los problemas. Así que ya tenemos un factor, el PR.

En realidad, debería ser el sumatorio de los PR. Hay que tratar de que ese sumatorio sea el menor posible pero, aunque pequeño, es casi imposible que sea cero. Tenía un compañero en la facultad, poco agraciado él, que decía que el sumatorio de los vicios era una constante. Y como no fumaba y (por su aspecto) iba poco con mujeres, le daba por beber cerveza para mantener la constante. En nuestro caso, el sumatorio de PR deberá tender a cero; no será constante, por tanto.

la fabula fórmula de la felicidad

En el otro lado de la balanza, todo lo bueno que nos pasa o nos pueda pasar. Que nos llevemos bien con la pareja, que tengamos trabajo (desafortunadamente, en los días que vivimos este factor puede estar en el sumatorio de PR), que podamos costearnos una casa, que la salud de nuestra familia y la nuestra no tenga sobresaltos, etc. Todo este grupo de factores positivos podemos llamarlos SumFPos.

Pero es que estos factores, y aquí quería llegar para enlazarlo con lo que he vivido esta noche con nuestro niño, se ven exponencialmente mejorados cuando nuestro crío nos mira y nos sonríe o quiere jugar con nosotros (aún a horas intempestivas) haciéndonos creer que somos el centro del mundo, cuando nos da sus primeros besos o nos dirige una palabra ininteligible o se alegra cuando entramos en casa después de llegar del trabajo. O, ¿no habéis sentido, acaso, que se para el globo en esos instantes y sólo importa lo que ocurre entre vuestro hijo y vosotros?

la fórmula para ser felices

Así pues, la Felicidad Personal (FP) es igual al sumatorio de de Factores Positivos (SumFPos) elevado a la variable BB (BB=bebé, obvio…) y disminuido por el sumatorio de Problemas (SumPR).

FP = (SumFPOs) BB – (SumPR)

¿Quién duda, entonces, que tener un bebé garantice la felicidad?
 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

 

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.