La limpieza de los dientes de nuestro pequeño

El otro día, nos dimos cuenta que en uno de los dientes de arriba de nuestro niño se veía una mancha ligera color marrón y que necesitaban la limpieza diaria. No es extraño, teniendo en cuenta que devora los purés y estos están hechos de alimentos naturales que contienen pigmentos que pueden producir estas tinciones en los dientes.

la limpieza de los dientes

A raíz de esto, nos preguntamos si teníamos que cepillarle los dientes (o limpiárselos de alguna forma) y, de paso, me cuestioné desde cuándo es recomendable hacerlo y con qué llevar a cabo esta higiene bucal en el niño.

He leído que incluso antes de que comience la dentición, la limpieza bucal se debe llevar a cabo con nuestros hijos. Más o menos desde los cuatro meses, se aconseja empezar a hacerlo.

 

No hay que olvidar nunca que los dientes de los niños (aunque corten como cuchillas, doy fe) no dejan de ser delicados y todo lo que se vaya a empleare en la limpieza dental de los pequeños debe ser de una suavidad apropiada.

Al principio, hasta el año, mes arriba, mes abajo, bastará con una gasa estéril empapada en suero o en agua. No se debe poner pasta de dientes, al menos, hasta que el niño sea capaz de expulsarla por sí solo (sobre los tres años).

la limpieza de los dientes

Cuando llegue el momento, podremos utilizar cepillos de dientes especiales para bebés, con las cerdas muy suaves y, recordad, agua, simplemente agua.

Aparte de lo positivo que la higiene bucal tiene por sí sola, introducirles el hábito, que lo vean como algo divertido, diferente y que es bueno hacerlo todos los días es un buen consejo. En nuestro caso, he visto que muchas veces que, cuando le tenía en brazos y me estaba cepillando los dientes me miraba con curiosidad y creo que es un buen detalle para que vaya cogiendo gusto por el hecho de cepillarse los suyos, aunque sólo sea por imitación de su padre. Ya estamos intentando eliminar las manchas de sus dientes superiores con una gasa pero le resulta incómodo, se mueve mucho, se queja y hace difícil la tarea.

la limpieza de dientes

Vamos a optar por unas fundas (de silicona, de goma, de un material agradable para el niño) que se encajan en el dedo del padre o la madre y que tienen unos salientes que hacen las veces de las cerdas del cepillo. Veremos cómo funciona.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.