La primera ecografía

Después del shock inicial de saber que va a ser padre, los primeros días hasta que asimilas la
nueva situación que se viene encima te preocupas, y te haces todo tipo de preguntas…intentas
informarte de todo, pero sobre todo la alegría de que en unos meses vas a tener a tu hij@
entre tus brazos.

Siempre recordare la primera ecografía a la que fui con mi mujer. Lo primero fue esperar bastante de la hora fijada de la consulta, así que los nervios se multiplican. Te fijas en todo el mundo de la sala de espera, mujeres que piensas que van a dar a luz allí mismo porque tienen una barriga descomunal, parejas como nosotros que deben estar de unas pocas semanas, algún bebe recién nacido. Ojeas alguna revista de niños y ya por fin nuestro turno.

Mi mujer se tumba en la camilla y el ginecólogo le aplica un gel, y con un aparato parecido a un lector de código de barras comienza la exploración. En la pantalla aparecía perfectamente el pequeño cuerpo de nuestra hija de apenas unos centímetros, es una cosa inolvidable. Pero lo fue más aún, poder el oír el corazón latiendo a más de 150 pulsaciones o eso me pareció
a mí porque iba muy rápido. Antes de irnos, el ginecólogo nos dio las ecografías que había sacado así que nada más llegar a casa las pusimos en la nevera. Ahí estaba nuestra hija a la que todavía la faltaba unos meses para venir al mundo.

avatar

Acerca de Julian

Padre en Apuros
Esta entrada fue publicada en Embarazo. Guarda el enlace permanente.