Lactancia en tándem. O el arte de amamantar a dos hijos a la vez

Lactancia en tándem

Pongámonos en situación. Imagínate que tu hijo continúa con la lactancia, no importa la edad que tenga. De repente, por casualidad o debidamente planeado, te quedas embarazada de nuevo, decides no destetar a tu primogénito y éste tampoco abandona la teta de mamá porque le encanta. Nace el bebé y ahí estás tú, dando de mamar a tus dos tesoros.

O, pensemos en otro caso: ¡estás embarazada de gemelos! ¿Significa eso que no podrás darles el pecho solo porque sean dos? Para nada. Ambas situaciones se conocen con el nombre de lactancia en tándem. Y, aunque quizá a algunas mujeres les parezca duro y complicado (no puedo opinar porque nunca he vivido la experiencia), hay muchas que lo practican y están encantadas de la vida. ;) Porque, aunque sobre la lactancia en tándem pesen, cómo no, mùltiples mitos y falsedades, lo cierto es que también reporta muchos beneficios para las tres personas implicadas.

Beneficios de la lactancia en tándem

Para la madre: prácticamente no sufrirá las ingurgitaciones del pecho, pues entre ambos niños los vaciarán perfectamente. La llamada subida de la leche se producirá antes (ya sabemos: a mayor succión, mayor producción) y será testigo de la estrecha relación que se establece entre ambos hijos.

Para el hijo mayor: al continuar con la lactancia, no se sentirá desplazado y los celos por la llegada del nuevo se reducirán. Además, la teta le seguirá proporcionando ese bienestar y consuelo que necesitará en ciertas ocasiones. Son nuevas experiencias las que va a vivir con un miembro más en la familia, lo que le ocasionará miedos e inquietud.

Para el bebé: parece ser que con la lactancia en tándem, los bebés chiquititos aumentan de peso más rápidamente, ya que la producción de leche se multiplica.

¿Y qué pasa con las desventajas?

En la lactancia en tándem no todo es color de rosa, como ocurre con cualquier ámbito de la vida. Durante las primeras semanas e incluso meses, el hijo mayor puede demandar más pecho, sobre todo si ve a su hermano mamar frecuentemente. Esta situación puede causar en la madre agobio y rechazo, llegando incluso a pensar en el destete. Solo ella debe tomar una u otra decisión.

¿Has vivido la experiencia de la lactancia en tándem? ¿Cómo fue?

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Lactancia y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.