Las barreras de seguridad en vuestra casa

Las barreras de seguridad, en según qué casas, llegan a ser imprescindibles. Porque si vivís en una casa con escaleras (aunque sólo sea una) y vuestro hijo empieza a andar, especialmente con ese andar de pato mareado que no se sabe bien para qué lado va a tirar, algo que le pare a tiempo se antoja primordial.

Nosotros estamos en esa situación y, claro, lo primero que heos hecho ha sido consultar a familiares y amigos que sabíamos que las habían usado para que nos asesoraran (si es que no podían dejarnos alguna de las barreras, todo hay que decirlo).

las barreras de seguridad

A la hora de ver los tipos de barrera de seguridad que existen, primero te das cuenta que hay de varios materiales: metálicas, de madera, de compuestos plásticos…Ya tenemos el primer dilema, el material.

Para mí, más que el material de las barreras importan otras cosas como, por ejemplo, las fijaciones.Tenemos de dos tipos, las que van a presión contra una pared o fijadas a una barra de una escalera y las que van atornilladas al muro.

Yo entiendo que las primeras, las de presión, pueden causar menos daños en las paredes y así retrasar el inevitable pintado de la casa (una casa con niños tarde o temprano necesitará uno) que, en el caso de las barreras que requieren agujerear la pared resulta algo más necesario.

las barreras de seguridad  las barreras de seguridad en los niños

Pero es que las que van a presión (que se adaptan muy bien a distintas distancias –suelen ir desde unos setenta y tantos centímetros hasta casi ciento treinta-) son barreras que tienen un marco, cuya parte inferior sobresale del suelo (a diferencia de las que se atornillan, que no tienen un marco al uso sino dos tiras verticales que son las que se atornillan a la pared) y puede causar tropezones. Consecuencia: este tipo de barreras no conviene ponerlas en tramos de bajada de escaleras, por el peligro real de caída.

Sin embargo, la última moda son las barreras de material plástico enrollable.

Se fija una barra vertical a la pared y dentro de esa barra viene enrollado un compuesto plástico que se extiende y se engancha en otra barra vertical similar fijada en el otro extremo del tramo que hay que proteger. Es como las cintas de seguridad de los aeropuertos pero en lugar de una tira es una pantalla entera.

Además, soporta cien kilos de presión; es decir, vuestros hijos, por mucho que empujen, no la tiran.

Todas las barreras están super-testadas y son buenas. Sólo tenéis que encontrar la que se adapte a vuestra casa en particular.
 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.