Los ejercicios de Kegel

De forma periódica durante toda su vida y especialmente durante el embarazo es recomendable que la mujer realice los ejercicios de Kegel que tienen como objetivo fortalecer y mantener en buena forma el suelo pélvico.

El conjunto de músculos y ligamentos que sostiene los órganos de la vagina, la vejiga, la uretra, el útero y el recto se conoce como suelo pélvico y es el que hace de nexo entre estos órganos y los huesos de esta zona.

kegel2

Si esta musculatura no está en forma puede verse afectada nuestra sexualidad y nuestra calidad de vida en general causando molestias e incluso prolapsos.

El prolapso es la caída de los órganos y junto a la incontinencia urinaria o pérdida de orina puede ser una de las consecuencias de abandonar y no cuidar esta parte de nuestro cuerpo.

El embarazo y el parto son dos de los principales factores de riesgo ya que el aumento de peso de la madre y los esfuerzos por pujar en el expulsivo pueden ocasionar daños en esta musculatura.

Los ejercicios de Kegel consisten en contraer y relajar los músculos de la vagina. Para que os hagáis una idea el ejercicio de contracción es el que hacemos para aguantar las ganas de orinar.

En las clases de preparación al parto suelen explicar la forma de realizar estos ejercicios de distintas maneras. En mis clases me recomendaron que la posición fuera la sentada y que las piernas estuvieran ligeramente abiertas.

Una de las más gráficas y que más me ayudó a comprender y realizar correctamente estos ejercicios es la que consiste en imaginar un ascensor. A medida que el ascensor sube plantas debes contraer un poco, contando hasta el octavo piso y una vez has contraído del todo, debes ir relajando también de forma progresiva, como si el ascensor bajara de nuevo los pisos, hasta el sótano.

kegel

Es fácil olvidar realizar estos ejercicios y más en el embarazo…que según dicen padecemos el “síndrome de cabeza de chorlito”…(No sé si de chorlito o no pero en mi caso sí es cierto que se me olvidaban las cosas e incluso las citas, llegando a quedar incluso con 3 personas a la misma hora…;)). Una forma de no olvidar los ejercicios del suelo pélvico es asociarlos a alguna rutina diaria como cuando vas al baño en el trabajo, cuando esperas el autobús o incluso cuando vas conduciendo.

Si el suelo pélvico está dañado puedes acudir a un fisioterapeuta especializado que te recomendará el tipo de ejercicios que más necesites.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Post Parto y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.